Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malestar en el Centro Nacional de Biotecnología por la denegación de fondos

El CSIC dedica a un nuevo instituto tres millones de euros de subvenciones europeas

El Centro Nacional de Biotecnología (CNB), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha recibido con profundo malestar la denegación de la financiación solicitada, mediante fondos Feder de la UE, para hacer reformas y adquirir equipos necesarios. Sin embargo, en su cuenta ha aparecido, sin que el centro tuviera conocimiento de su solicitud, la adjudicación de tres millones de euros para un nuevo centro considerado una iniciativa inspirada por el presidente del CSIC. El CSIC afirma que la adjudicación al CNB ha sido un error y que se ha corregido.

Los tres millones de euros asignados para la construcción de un nuevo centro (Instituto de Medicina Molecular Príncipe de Asturias, IMMPA) supone casi la mitad del total de fondos Feder para el CSIC en toda España en el área biomedicina y biología de la actual convocatoria, que son casi 6,6 millones de euros, según datos de José Juan Serrano, uno de los subdirectores del CSIC. "Es la iniciativa más cara"? de las aprobadas ahora para este organismo, dice.

La situación ha creado un profundo malestar en el CNB, hasta el punto de que la junta del centro aprobó la semana pasada el envío al presidente del CSIC, Carlos Martínez, de una carta firmada por el director, José R. Naranjo, y los dos subdirectores, Ana Clara Carrera y Víctor de Lorenzo. "Querido Carlos: queremos hacerte llegar nuestro estupor y también el profundo malestar de la Junta del Centro del CNB al ver reflejada en el listado de presupuestos concedidos con cargo a las acciones Feder de infraestructura la adjudicación al CNB de tres millones de euros para la construcción del IMMPA [Instituto de Medicina Molecular Príncipe de Asturias]. Salvo que haya habido algún error, en ningún caso hemos tenido nosotros noticia previa de que esta solicitud se hubiese cursado a través del CNB. Al mismo tiempo hemos comprobado con gran disgusto que las tres peticiones solicitadas realmente por el CNB han sido denegadas en su totalidad".

Naranjo confirmó a EL PAÍS: "No teníamos noticias de que se había hecho esa solicitud [los tres millones de euros para el IMMPA], no se pasó por el centro en ningún momento y esto ha causado malestar". Además, explicó que el CNB pidió al CSIC "una rectificación pública que aclare que estos fondos no son ni han sido del CNB". En cuanto al IMMPA, Naranjo señaló que es "una iniciativa personal de Carlos Martínez".

También De Lorenzo aseguró que la dirección del CNB no tenía "ninguna constancia" de la solicitud de fondos Feder a través del CNB para el nuevo instituto, "cuyo investigador principal es Carlos Martínez".

Serrano, subdirector general de Programación, Seguimiento y Documentación Científica del CSIC, explica que se trata de un malentendido, que el error ha sido subsanado y que el nuevo centro se basa en una unidad asociada del CSIC y de la Universidad de Alcalá de Henares, denominada Laboratorio de Enfermedades del Sistema Inmune y Oncología, que dirige Antonio de la Hera. El centro, "formalmente no tiene relación con el presidente del CSIC, aunque tenga una inspiración en su ámbito de competencia anterior..., y desde luego, él no interviene en la solicitud de fondos", dice Serrano.

Acerca de los fondos denegados al CNB, Serrano explica: "Sus propuestas no han recibido la prioridad suficiente". La ayuda financiera en cuestión, tras evaluación de cada solicitud por comités de expertos, es distribuida por el Ministerio de Educación y Ciencia.

El CNB, que recientemente ha merecido las más altas calificaciones de "excelencia" en una evaluación internacional realizada por la prestigiosa Organización Europea de Biología Molecular (EMBO), había pedido financiación con cargo a estos fondos Feder para tres capítulos: completar las nuevas dependencias para alojar investigación de grupos emergentes y hacer reformas en el invernadero (obligadas por la normativa europea de bioseguridad para investigar en virus patógenos y plantas transgénicas); la adquisición de un equipo de proteómica y de una plataforma de tomografía tridimensional.

La rectificación de la adjudicación de fondos Feder, aunque saque el nuevo centro del CNB, no supone que éste reciba dinero alguno para los proyectos que ha solicitado. Según la evaluación del EMBO, el CNB está al mismo nivel que las mejores instituciones científicas del mundo en biotecnología. Pero los expertos señalaron que los científicos en él deben pelearse por los proyectos internacionales porque España no aporta suficientes fondos económicos [ver EL PAÍS del 23 de marzo].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de abril de 2005