Educación constata el escaso uso de las nuevas tecnologías en los colegios

El empleo de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) en las actividades de enseñanza y aprendizaje de las diferentes asignaturas resulta aún "poco significativa" en los centros de Educación Secundaria. Ésta es una de las debilidades de la integración de dichas tecnologías en este tramo de la enseñanza, según un estudio elaborado por el Instituto Vasco de Evaluación e Investigación Educativa (IVEI), dependiente del Departamento de Educación. El objetivo del trabajo era conocer el nivel de penetración de las TIC en centros en los que se imparte Secundaria (de 12 a 16 años) en ámbitos como la gestión de los colegios, la utilización que hace el profesorado y el alumnado y su utilización en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

El informe, que se realizó a lo largo del curso 2003-2004 visitando 12 centros y entrevistando a sus directores, profesores y alumnos, destaca que el uso de las nuevas tecnologías "casi siempre" depende de la actitud e iniciativa personal de algunos profesores.

Más de la mitad del profesorado consultado por los especialistas del IVEI no encuentra "ninguna satisfacción" personal en el uso de las nuevas tecnologías y halla dificultades para adaptarse a los cambios continuos que experimentan este tipo de herramientas. A pesar de ello, el profesorado reconoce y acepta mayoritariamente el compromiso de que el sistema educativo debe asumir la educación en las TIC desde el comienzo de la escolarización y que la mejor forma de hacerlo pasa por su integración en las áreas del currículo.

El empleo del ordenador en clase, según las conclusiones del trabajo, no causa "automáticamente un clima favorable" al aprendizaje de contenidos propios de las áreas, sobre todo si se reproducen "esquemas tradicionales de enseñanza, poco activos y que exigen una escasa implicación del alumnado". De hecho, una buena parte del alumnado entrevistado que participa en acciones de aprendizaje en las que se emplean las TIC declara que "se aburre". La disponibilidad de materiales y de experiencias ligados a áreas para el uso de las nuevas tecnologías resulta "insuficiente", según constata el estudio, y no siempre se conoce lo que existe. "Se echan en falta orientaciones y modelos de programaciones y actividades ligadas a la práctica cotidiana en las áreas, que ayuden al profesorado a dar los primeros pasos y a consolidar el uso de estos recursos en las actividades de enseñanza", apunta el IVEI.

Frente a esta serie de debilidades, el IVEI también ha encontrado algunas fortalezas. La mayoría de los centros cuenta con una infraestructura y un equipamiento básico, pero no suele estar bien ubicado ni repartido. "Estos recursos permitirían avanzar y generalizar las TIC en la práctica docente", señala el estudio.

Por otra parte, los equipos directivos de los colegios están "claramente" implicados en la promoción de las nuevas tecnologías y el 90% de los docentes dispone de una formación básica o media, que sería preciso ampliar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 10 de abril de 2005.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50