LA SANIDAD VASCA, ENFERMA

Osakidetza debe asumir en tres años la prestación sanitaria de los mutualistas de Lagun Aro

En momentos de escasez económica el Gobierno vasco ha decidio asumir desde el 1 de enero la prestación sanitaria de los cooperativistas de Mondragón Coorporación Cooperativa (MCC). Lagun Aro, que actuaba como entidad colaboradora de la Seguridad Social desde 1984 para prestar la asistencia sanitaria universal a sus asociados, deja de serlo progresivamente. En 2008 la prestación sanitaria de estas casi 20.000 personas estará plenamente integrada en el Sistema Vasco de Salud (Osakidetza).

Los intentos de Lagun Aro por mantener su estatus, bajo control del Gobierno vasco, han sido imposibles. Esta decisión tiene una doble óptica: la interna de los cooperativistas y la del propio sistema de salud que debe asumir las prestaciones. Durante 2005 los miembros de Lagun Aro se incorporan a Osakidetza solamente en la asignación de un médico de cabecera. Progresivamente y hasta 2007, cuando termina el acuerdo transitorio de integración alcanzado, se irán asimilando el resto de los servicios sanitarios. Este primer año los cooperativistas podrán elegir aún el especialista, sin necesidad de ser derivados por el médico de atención primaria, y el centro sanitario, pero esta situación tiene fecha de caducidad.

Más información
La crisis del modelo Osakidetza

"Nuestra valoración no puede ser positiva, porque nos imposibilita mantener un sistema autogestionado, altamente valorado por nuestros mutualistas y por el consejo rector de Lagun Aro y claramentre eficiente desde el punto de vista de la gestión de los recursos", señala en un entrevista en TU lankide, la revista interna de MCC, José Antonio Ajuria, presidente de Lagun Aro EPSV. De hecho, hay un sentimiento de malestar entre los cooperativistas y algunos comentan la posibilidad de completar su nueva prestación sanitaria con seguros privados.

Pero más allá de la situación interna, se encuentra el desafío del propio sistema vasco de salud que deberá incrementar sus recursos para absorber a este colectivo que hasta ahora acudía en gran medida a la sanidad privada. El Gobierno ocordó en su último consejo dotar con 12 millones de euros anuales durante tres ejercicios a Lagun Aro por los servicios que aún presta. Este dinero corresponde a las cuotas que como autónomos los mjutualistas pagan a la Seguridad Social. A partir de 2007 ya no se pagará esta cantidad que deberá servir para atender en el sistema general a los mutualistas. La comarca más afectada es la del Deba. Entre los cooperativistas ya hay quien pide nuevos centros. La incógnita está en conocer qué dotaciones hará Osakidetza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS