Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Globalización contra soberanía popular

Un coloquio refleja en Madrid la necesidad de democratizar las instituciones internacionales

La primera dama argentina, la senadora Cristina Fernández de Kirchner, el ex presidente Felipe González y el académico y periodista Juan Luis Cebrián se dieron ayer cita en Madrid para dialogar acerca de los retos de la democracia ante el desafío que impone la globalización, un fenómeno que consideraron irreversible y con un indiscutible impacto en instituciones y sociedades. ¿Cómo consolidar la democracia en un mundo en el que la mundialización ha desafiado al Estado nación? ¿Qué modelo debe seguirse en un mundo globalizado? ¿Qué papel juegan las redes de información en este nuevo mundo?, fueron las preguntas planteadas por el filósofo y diplomático argentino Jorge Alemán, y que dieron lugar a un vivo debate, organizado por la Casa de América y la Embajada de Argentina en Madrid, bajo el título Reflexiones sobre la democracia en torno al siglo XXI.

"El FMI se equivocó con sus recetas durante 10 años", señaló la senadora Kirchner

La senadora por la provincia argentina de Santa Cruz defendió que asistimos a una tensión entre "globalización y soberanía popular", asociada a las condiciones de vida de los ciudadanos en los llamados países periféricos o en desarrollo. "A partir del consenso de Washington

[de ortodoxia económica] nace un problema de legitimidad democrática que tiene que ver con las cuestiones económicas y sociales", sostuvo Cristina Fernández, quien culpó al FMI de la crisis en Argentina. "El FMI se equivocó con sus recetas durante 10 años y sin embargo no hay nadie que audite ese trabajo", se lamentó la senadora peronista, que ha viajado a España junto a Alberto Fernández, jefe de Gabinete del presidente Néstor Kirchner y se reunirá en los próximos días con el rey Juan Carlos y con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Para Juan Luis Cebrián "es posible y necesaria la democracia más allá del Estado nación", pero el camino para lograrlo no está exento de "tensiones". Parte de ese proceso debe tender a la democratización de las instituciones supranacionales como Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial; algo que, según Cebrián, ha quedado claro con la guerra de Irak: "Hay que insistir en la ilegalidad de la guerra de Irak", tal y como declaró el secretario general de la ONU, Kofi Annan, "que ahora es víctima de una caza de brujas". A su juicio, la democracia del siglo XXI no pasa por "el desembarco de 250.000 soldados en un país en el que no había democracia y donde cada día mueren más de 50 personas", opinó el consejero delegado del Grupo PRISA.

Por su parte, Felipe González definió la globalización como una "revolución de la comunicación entre los seres humanos, la eliminación de las barreras del tiempo y el espacio para comunicarse" y destacó que el impacto de este fenómeno en América Latina coincidió con "democracias que todavía estaban sin perfeccionar", lo que "ha generado la llamada crisis de gobernanza". A juicio del ex presidente socialista una muestra de que los Estados son insuficientes para abordar los retos de la globalización son las crisis financieras que "afectan a todo el funcionamiento de ese Estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2004