Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andrés Trapiello se apropia de los personajes del 'Quijote' e inventa sus vidas

El escritor narra en su última novela la "verdad" de los que rodearon a Alonso Quijano

El misterio, la imperfección y la belleza que encierra cada uno de los personajes que rodearon la vida de Alonso Quijano es lo que decidió a Andrés Trapiello (Manzaneda de Torío, León, 1953) a indagar en las miserias y virtudes de, entre otros, Sancho Panza, Antonia Quijano o el ama Quiteria. Y las aventuras en las que participaron cada uno de ellos tras la muerte del caballero son las que descubre Trapiello en las páginas de Al morir don Quijote (Destino). El autor se apropia de los personajes cervantinos para contar "la verdad" de sus vidas.

El Quijote ha acompañado durante tantas horas la vida de Andrés Trapiello que un día decidió contar algo más sobre los personajes que rodearon la existencia de Alonso Quijano, y lo ha hecho en Al morir don Quijote. "Quería saber qué ocurrió con cada uno de ellos cuando murió el hidalgo y descubrí sus amores, sus desamores y sus preocupaciones. Hay muchos personajes de los que Cervantes no se ocupa porque no tiene tiempo, pero cada uno de ellos podría haber tenido una novela. Me enamoraron los personajes del Quijote porque tenía la sensación de orfandad. Cuando se termina la novela de Cervantes uno querría saber qué ha sido de sus vidas y, ante la imposibilidad de que me las contara otra persona, he decidido contarlas yo, y contarlas de un modo natural a favor de Cervantes y a favor de cada uno de ellos".

Trapiello habla de su novela y cree que es, sobre todo, de "aventuras y de personas". "En el relato pasan muchas cosas, y la principal de todas ellas es que las personas que vivieron con Alonso Quijano se sienten huérfanas de Don Quijote, pero, sobre todo, del tío, del amo, del caballero y del amigo. Se dan cuenta de que le amaban más de lo que pensaban y hasta de que lo habían amado mal. Es tal la reflexión que van haciendo a lo largo del libro que al principio de la novela son de una manera y al final de otra porque la muerte de Alonso Quijano les afecta de un modo determinante".

Andrés Trapiello, autor de ensayos como Las vidas de Miguel de Cervantes y de poemarios como Acaso una verdad, considera que Al morir don Quijote es también "una novela de personas unidas al personaje de Don Quijote, llena de sentimientos de amor, odio, desafección, fracasos, alegría. Sentimientos que comparten con todos nosotros. He tenido la sensación de que contando la vida de Sancho Panza estaba contando la vida de unos parientes. He inventado muchas cosas, pero siempre tenía la sensación de que estaba contando la verdad porque sus vidas no podrían haber sido de otra manera".

El fiel escudero no deja de sorprender al lector en este relato en el que después de adentrarse en la aventura de la lectura llega a la conclusión de que "es malo nacer siendo Sancho, pero que no es mejor nacer siendo Don Quijote".

Trapiello, que se autodefine como "un buscavidas" porque le interesa "novelar la vida de las personas", considera que el personaje principal de la obra de Cervantes se ha interpretado de maneras muy diversas dependiendo de la época en la que se leía. "Don Quijote, en un momento del XIX es el héroe romántico y a finales de ese mismo siglo se reivindica una cierta condición en lucha con la adversidad. En este momento en el que estamos viviendo no vendría mal sacar a Don Quijote más allá de La Mancha para que restableciera un poco más de libertad y justicia".

Al autor de Al morir don Quijote le gustaría que su libro sirviese de puerta para invitar a aquellos que todavía no lo han hecho a leer el Quijote, precisamente en vísperas de la celebración del IV centenario de la primera edición de la obra literaria en español más famosa de todos los tiempos. "Mi libro nace de esa novela e invitaría a los lectores a que retornaran a ella de una manera natural y sin temor a las comparaciones. Cervantes escribe de una manera y yo no podría escribir como él, ni aun queriendo".

Andrés Trapiello acaba de publicar también el poemario Un sueño en otro (Tusquets). "El paso de un género a otro me resulta algo absolutamente natural", sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2004