Las instalaciones de una clínica, probable origen del brote de legionela en Barcelona

Las cuatro torres de refrigeración de la clínica privada Delfos de Barcelona son el origen probable del brote de legionela que afecta a 27 personas del barrio barcelonés de Vallcarca, según informó ayer la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

Las cuatro torres, con una concentración alta de la bacteria de la legionela, fueron desinfectadas el pasado 7 de agosto, y, aunque contaban con licencia de instalación, no estaban declaradas ante el Ayuntamiento, como es preceptivo, y se han detectado deficiencias en su mantenimiento. La Agencia de Salud Pública abrirá expediente sancionador a la clínica Delfos.

"No podemos establecer en el momento actual una relación causa-efecto entre esta contaminación y el brote, pero hay una serie de indicios que nos hacen pensar que posiblemente la fuente originaria del brote está bajo control. El resultado definitivo podría estar listo en los primeros diez días de septiembre", explicó ayer Joan Guix, director de la Agencia de Salud Pública de Barcelona. Guix informó que "se revisaron 25 instalaciones" en el barrio de Vallcarca y que las muestras tomadas el 7 de agosto de las cuatro torres ubicadas en la clínica "dieron positivo".

El centro médico declinó hacer declaraciones y por toda explicación se remitió al comunicado de la Agencia de Salud.

Infracción grave

De confirmarse definitivamente que las torres de la clínica Delfos son las causantes de la legionela, el centro médico podría enfrentarse a una sanción de entre 3.000 y 60.000 euros por infracción grave al no haber realizado el trámite de declaración de sus torres al Ayuntamiento, pese a que sí contaba con las licencias de instalación. El pasado 26 de julio, tres días antes de que se iniciaran los síntomas de los primeros afectados, la clínica llevó a cabo por su cuenta una operación de mantenimiento de las torres que se demostró ineficaz.

No es la primera que se detecta un brote por legionela en un centro médico. Durante 2004 se registró un brote en el hospital clínico de Zaragoza, y el año pasado otro en un centro hospitalario de Castellón y la mayor epidemia de legionels registrada en España, que afectó a 650 personas y en la que hubo cinco muertes, se desencadenó en en 2002 en el Hospital Morales Meseguer de Murcia.

Ayer se detectó un nuevo caso de legionelosis en Vallcarca. Se trata de una mujer de 64 años que notó los primeros síntomas entre el 14 y 15 de agosto. Desde que fue declarada la epidemia el pasado 6 de agosto se ha producido un goteo constante de casos. Actualmente, 12 de las 27 personas afectadas están hospitalizadas y tres de ellas en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Los técnicos no descartan que aparezcan nuevos casos hasta el 25 de agosto, fecha en la que se cumplirían los diez días de incubación de la bacteria desde el último caso no previsto.

Sobre la firma

Ana Pantaleoni

Redactora jefa de EL PAÍS en Barcelona y responsable de la edición en catalán del diario. Ha escrito sobre salud, gastronomía, moda y tecnología y trabajó durante una década en el suplemento tecnológico Ciberpaís. Licenciada en Humanidades, máster de EL PAÍS, PDD en la escuela de negocios Iese y profesora de periodismo en la Pompeu Fabra.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción