Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arabia Saudí propone una fuerza militar musulmana para la estabilización de Irak

El Gobierno de Bagdad exige que queden excluidas las tropas de los países limítrofes

Yedda / Túnez

Arabia Saudí ha propuesto el despliegue de una fuerza multinacional en Irak formada exclusivamente por soldados de países musulmanes cuya misión será tratar de estabilizar la situación en el país. La propuesta saudí no especifica si éstos soldados sustituirán a los actuales efectivos de la coalición liderada por Estados Unidos. Por su parte, el Gobierno de Bagdad cree que, para evitar tensiones y la reaparición de tensiones históricas, los países fronterizos con Irak no deben aportar tropas a la nueva fuerza. La iniciativa ha sido acogida favorablemente por Washington.

Arabia Saudí ha propuesto el despliegue de una fuerza multinacional en Irak formada exclusivamente por soldados de países musulmanes cuya misión será tratar de estabilizar la situación en el país. La propuesta saudí no especifica si éstos soldados sustituirán a los actuales efectivos de la coalición liderada por Estados Unidos. Por su parte, el Gobierno de Bagdad cree que, para evitar tensiones y la reaparición de tensiones históricas, los países fronterizos con Irak no deben aportar tropas a la nueva fuerza. La iniciativa ha sido acogida favorablemente por Washington.

"Lo que esperamos es que se intensifiquen los esfuerzos para restablecer la paz y se acelere la salida de las fuerzas de la coalición y la devolución de la soberanía a Irak", subrayó el ministro saudí de Exteriores, el príncipe Saud al Faisal, al hacer pública la propuesta en la noche del miércoles. El régimen saudí ya ha expresado en varias ocasiones la necesidad de acelerar al máximo la salida de las tropas extranjeras de Irak como mejor camino a la normalización en el país vecino. En paralelo, el Gobierno de Riad ha aprobado una ayuda de 1.000 millones de dólares a Irak para la puesta en marcha de proyectos de desarrollo. Además, ambos países restablecieron sus relaciones diplomáticos después de 13 años.

El primer ministro iraquí, Iyad Alaui, de visita en Arabia Saudí, dio ayer la bienvenida al plan, pero puso como condición que Siria, Jordania, Turquía, Arabia Saudí, Kuwait e Irán -es decir, los vecinos de Irak- no aporten militares a este contingente, que por el contrario estaría abierto a países africanos y asiáticos con presencia musulmana. Alaui citó las "sensibilidades" que el tema despierta en Irak. Con anterioridad había citado los problemas que surgieron cuando se anunció el despliegue de tropas turcas en el Kurdistán iraquí tras la caída del régimen de Sadam Husein. Tras varios meses de tira y afloja, finalmente las tropas turcas no fueron enviadas a territorio iraquí. El primer ministro iraquí reveló que había escrito a los Gobiernos de Bahrein, Bangladesh, Egipto, Marruecos, Omán, Pakistán y Túnez.

Alaui coincidió en la ciudad saudí de Yedda con el secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, quien calificó la propuesta saudí de "idea interesante y positiva". Powell apuntó a que las tropas musulmanas podrían "tanto formar parte de la coalición como constituir una organización separada que actuara en el marco de los esfuerzos que realiza la coalición". Powell precisó que el asunto todavía se encuentra en un estado "preliminar" y que serán necesarios varios días para perfilar la propuesta.

Para concretar el proyecto, ayer se reunieron en Túnez representantes de Argelia, Omán y Túnez -que forman la actual troika de la Liga Árabe- para discutir la formación de este contingente. Al encuentro asistieron también el ministro iraquí de Exteriores, Hoshyar Zebari, y el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa.

Negativa árabe

Según fuentes próximas a la reunión, los países árabes se niegan a poner sus tropas bajo mando de la coalición encabezada por EE UU. Fuentes oficiales tanto en Pakistán, como en Egipto -dos países que, en principio, cumplen los requisitos para aportar tropas- señalaron que no tienen planes de enviar a sus soldados a Irak, aunque el Gobierno de Islamabad reconoció que lo está considerando.

La iniciativa ha sido rechazada por los islamistas radicales. En un comunicado difundido por Internet, Abu Musa al Zarqaui, a quien Estados Unidos considera responsable de la organización terrorista Al Qaeda en Irak, amenazó con atacar a cualquier fuerza árabe o musulmana que se despliegue en Irak. "Nuestras espadas serán blandidas contra todos aquellos que colaboren con los judíos o los cristianos, sean quienes sean. Golpearemos con puño de hierro a todos los traidores que colaboren con los sionistas". El mensaje cita explícitamente a Arabia Saudí, Pakistán y Egipto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 2004