Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España ultima la venta a Argelia de seis aviones de transporte militar

El contrato, de los C-295 ronda los 150 millones y no tiene precedentes

La empresa EADS-CASA, filial española del consorcio aeronáutico europeo, está ultimando la venta a Argelia de al menos seis aviones de transporte C-295 por unos 150 millones de euros. De consumarse la operación, será el más importante contrato de material militar firmado nunca con Argelia. El presidente José Luis Rodríguez Zapatero visita mañana Argel acompañado por los ministros de Asuntos Exteriores e Industria.

La industria militar española ha sido una proveedora tradicional de Marruecos pero, hasta ahora, no ha tenido contratos importantes con Argelia. Esta situación puede cambiar si culmina con éxito el contrato que EADS-CASA está negociando con las Fuerzas Armadas argelinas para la venta de al menos seis aviones de transporte C-295 por unos 150 millones de euros. Más allá de su importe -inicialmente el número de unidades oscilaba entre ocho y 12-, la importancia de la operación radica en que supone la apertura de un nuevo mercado y el inicio de una relación que se prolongará con el suministro de repuestos y el mantenimiento.

Fuentes conocedoras de la operación aseguran que ésta se encuentra en su fase final y podría anunciarse oficialmente en los próximos días. El C-295 realizó un vuelo de exhibición a Argelia en mayo de 2003, con apoyo del Ejército del Aire español.

EADS-CASA está especialmente interesada en la promoción de este aparato, que es el último modelo de su gama de aviones de transporte, que incluye el C-212 y el CN-235. La Fuerza Aérea española adquirió nueve unidades del C-295 en enero de 2000. Posteriormente, se han vendido ocho aparatos a Polonia y dos a Jordania. Emiratos Árabes Unidos (EUA) lo ha seleccionado como plataforma para su avión de patrulla marítima.

El C-295 está basado en el CN-235, pero su cabina de carga se ha prolongado tres metros y su motor tiene más potencia, lo que permite aumentar la carga de pago hasta 9,2 toneladas, frente a las seis del modelo anterior.

La venta de los aviones militares será previsiblemente abordada durante la visita que mañana realizará a Argel el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien se reunirá con el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika. El mandatario español viajará acompañado por los ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y de Industria, José Montilla, que serán precedidos por una delegación empresarial.

Desde el punto de vista económico, el tema estrella de la visita es el proyecto Medgaz, la construcción de un gasoducto submarino de 200 kilómetros de longitud entre la localidad argelina de Bani Saf y Almería. En el proyecto, con una inversión de más de 1.000 millones de euros, participan la compañía española Cepsa y la argelina Sonatrach como socios mayoritarios, con un 20% cada una. Está previsto que el gasoducto entre en funcionamiento en 2007, con una capacidad de 4.000 millones anuales de metros cúbicos de gas natural, ampliables a 10.000 en una segunda fase. La semana pasada visitó Madrid el ministro argelino de Energía, Chakib Kheli, para discutir la financiación del proyecto. El nuevo gasoducto será alternativo al que transporta el gas argelino a través de territorio marroquí.

En la agenda política de la visita, el tema central será el Sáhara. Rodríguez Zapatero se ha comprometido a implicarse en la búsqueda de una solución dialogada para el contencioso, que se arrastra desde que España se retiró de la colonia en 1975.

Fuentes gubernamentales abogaron por el diálogo directo entre las partes implicadas, pero partiendo de la base de que cualquier solución debe contar con el aval de la ONU y enmarcarse en la legalidad internacional, incluido el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui.

Esta pretensión tropieza con el rechazo de Marruecos al Plan Baker, aceptado por Argelia y el Frente Polisario, que ha quedado en vía muerta tras la dimisión del ex secretario de Estado norteamericano que le da nombre y su sustitución por Álvaro de Soto como enviado de la ONU.

España aspira a mantener una relación equilibrada con Marruecos y Argelia, los dos vecinos y rivales del Magreb. Igual que sus antecesores, Zapatero eligió Marruecos como destino de su primer viaje al extranjero, el pasado 24 de abril, pero no ha dejado pasar ni tres meses antes de ir a Argel. En mayo, ya envió al nuevo jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos.

El cambio de Gobierno en España ha coincidido con un acercamiento de Marruecos a EE UU, que se ha plasmado en la reciente visita a la Casa Blanca del rey Mohamed VI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de julio de 2004