Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | Los combates

Tropas de EE UU asaltan una mezquita en Kufa y matan a decenas de milicianos

Los combates continúan en la ciudad de Nayaf mientras la calma se instala en Kerbala

Tropas de EE UU y soldados iraquíes lanzaron ayer una gran ofensiva contra las milicias chiíes de Múqtada al Sáder y mataron a decenas en el asalto a una mezquita en Kufa, donde portavoces estadounidenses señalaron que se refugiaban combatientes armados. También se produjeron sangrientos enfrentamientos en la ciudad santa chií de Nayaf, mientras que en Kerbala, otro santuario del chiísmo, la situación permanecía en calma. Oficiales estadounidenses señalaron que ningún soldado de esta nacionalidad entró en la mezquita, sino que la operación fue realizada por tropas iraquíes.

"Militares de la Primera División Blindada fueron víctimas de una ofensiva contra edificios de Kufa, la facultad técnica y un antiguo palacio de Sadam", explicaron fuentes del Ejército estadounidense en esta ciudad, situada 170 kilómetros al sur de Bagdad. "Nuestras fuerzas contraatacaron, matando a 32 milicianos", agregaron las fuentes que indicaron que, dentro de la mezquita, fue localizado un arsenal. No hubo bajas entre las tropas estadounidenses.

Los peores combates desde que, en abril, comenzaron los enfrentamientos entre el Ejército del Madhi de Al Sáder y las tropas de ocupación parecen una respuesta contundente a las ofertas de tregua lanzadas por varios portavoces del clérigo chií rebelde. En la mezquita Sahla de Kufa, la ciudad desde la que Al Sáder ofrece sus sermones y en la que goza de mayor apoyo que en Nayaf o Kerbala, podían verse los destrozos de la batalla y grandes charcos de sangre.

"Poco después de la medianoche, los carros de combate destrozaron las puertas de la mezquita y los soldados penetraron en su interior, mientras los helicópteros sobrevolaban la zona", relató Husein Yaser, de 32 años, un habitante del área. El general Martin Dempsey aseguró, en cambio, que sus tropas "no tenían la más mínima intención de entrar en los santuarios".

En Nayaf, ciudad santa para los chiíes, se produjeron ataques de artillería contra posiciones de la guerrilla. Según fuentes hospitalarias, ingresaron en diferentes centros de la localidad 14 muertos y 37 heridos.

En cambio, Kerbala, el otro santuario sagrado para los chiíes, amaneció ayer en calma después de que tanto las tropas de Estados Unidos, que se han replegado a las afueras, como los milicianos del Ejército del Madhi hubiesen abandonado el sábado el centro de la ciudad. Policías iraquíes, fuertemente armados y con chalecos antibalas, patrullaban la zona cercana a los mausoleos de los imames Alí y Husein, los dos lugares más sagrados del chiísmo. "Si vemos un miliciano armado, lo detendremos", aseguraba Jaled Alí Chnun, de la fuerza de intervención rápida de Kerbala. Por la noche, una columna de blindados estadounidenses efectuaron una incursión en el centro de la urbe y detuvieron, sin combates, a 10 milicianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de mayo de 2004