Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | Las torturas

Un millar personas participa en una sentada frente a la cárcel de Abu Ghraib

Los soldados estadounidenses que la custodian han autorizado la protesta, que durará tres días

Cerca de un millar de iraquíes ha comenzado este mediodía una sentada ante los muros de la cárcel de Abu Ghraib, situada a unos 50 kilómetros al oeste de Bagdad, para protestar por las torturas y los malos tratos infligidos a los presos iraquíes por parte de soldados estadounidenses y pedir su puesta en libertad. Está previsto que la protesta dure tres días.

Los manifestantes han sido convocados por el Partido Islámico Iraquí, de confesión suní, y han plantado sus jaimas (tiendas beduinas de campaña) entre la autopista que une Bagdad con Faluya y la entrada de la tristemente famosa prisión, la mayor de Irak y que ya fue centro de tortura durante el derrocado régimen de Sadam Husein. "Durante estos días, pensamos enviar varios telegramas a todos los rincones del mundo y trataremos de dialogar directamente con los oficiales americanos dentro de la prisión", ha explicado a Efe Alaa Maki, número dos del Partido Islámico Iraquí.

"Hemos enviado cientos de peticiones a la Autoridad Provisional de la Coalición durante las últimas semanas para que nos dejen ver a los prisioneros y no hemos tenido respuesta. Por eso hemos decidido venir hasta aquí y hablar directamente con los mandos de la prisión", ha explicado por su parte el jeque Aayad al Ezzi, otro de los manifestantes. Según otros responsables del partido, los estadounidenses que custodian la prisión les han autorizado a celebrar esta protesta de tres días siempre que cumplan una serie de condiciones.

Las acusaciones contra Sánchez

Entre ellas está la de que el partido debe garantizar la seguridad de los congregados, y que no deben en ningún momento salir de un perímetro asignado, pues en caso contrario serán considerados "elementos hostiles" y los centinelas de la prisión podrán dispararles. "Nos han puesto varias condiciones para estar aquí haciendo nuestra protesta. Dispararán contra cualquier persona que se salga del perímetro entre la verja y la autopista y nos han hecho responsables de todos los manifestantes", ha explicado Al Ezzi. "La seguridad es su principal preocupación, pero ¿quién se ocupa de la nuestra?", se queja este clérigo, doctor en medicina.

La prisión de Abu Ghraib ha estado en el centro de la polémica en las últimas semanas al desvelarse numerosas fotografías y vídeos en los que aparecen soldados estadounidenses sometiendo a abusos y vejaciones a prisioneros iraquíes. Los responsables estadounidenses, que ya han condenado a un año de cárcel a uno de los soldados implicados y tienen previsto juzgar a varios más, han asegurado en todo momento que no hubo una política sistemática de malos tratos y que los implicados son solo un pequeño grupo de soldados.

Sin embargo, el capitán Robert Shuck, abogado de uno de los soldados procesados, aseguró ayer que el general Ricardo Sánchez, jefe de las tropas de la Coalición, "estaba presente en la prisión durante algún interrogatorio". "Esta información es falsa", dijo un portavoz del Mando Central, del que depende Sánchez.