Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | Crisis en Washington

El soldado Sivits, aislado tras pactar su culpabilidad

El Gobierno estadounidense ha aislado al soldado Jeremy Sivits, el primero que se enfrentará a un consejo de guerra debido al escándalo de las torturas en la prisión de Abu Ghraib, en Irak. Sivits ha sido separado de los demás acusados, con quienes estaba internado en un acuartelamiento en Bagdad, tras haber aceptado declararse culpable y declarar contra los otros cinco sospechosos el próximo miércoles.

El mecánico Sivits, de 24 años, hizo las fotos de las torturas publicadas en todo el mundo. Por ello, está acusado de conspiración con los torturadores y de negligencia a la hora de proteger a los detenidos. La pena máxima que puede sufrir es de un año de cárcel y la pérdida de empleo y sueldo. Los abogados defensores de los otros sospechosos han dicho que Sivits fue trasladado porque se temía por su seguridad.

"Ellos saben que se iba declarar culpable; se lo dijo a todos", afirmó Harvey J. Volzer, abogado del soldado Megan Ambuhl. Volzer aseguró que otros soldados descubrieron que su colega había sido trasladado. Según Volzer, Sivits hizo acusaciones contra otros soldados en dos declaraciones de cerca de 12 páginas.

Dos de los sospechosos, Javal S. Davis e Ivan L. Frederick, deben enfrentarse a acusaciones más serias que las de Sivits. Hay oficiales que sostienen que Frederick, de 37 años, líder del grupo, forzó a detenidos iraquíes a formar desnudos una pirámide humana. Los mismos oficiales añaden que Frederick también obligó a que los detenidos se masturbaran y hicieran actos sexuales.

Frederick y Davis sostienen que sus superiores les dieron instrucciones para tratar a los presos de esa manera y que los mandos les felicitaron por los resultados. Los dos se enfrentarán a consejos de guerra en los que se les pueden imponer duras condenas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 2004