Monsanto renuncia a vender el primer trigo transgénico

Monsanto, la empresa estadounidense pionera en semillas transgénicas, suspendió ayer su plan de introducir en el mercado el primer trigo modificado genéticamente, cediendo así al alud de protestas de los sectores sociales opuestos a estas técnicas. La empresa afirma que ha tomado la decisión tras "amplias consultas" con la industria del trigo, y que continuará atenta a ese sector por si fuera posible introducir esa semilla en el futuro.

El portavoz de Monsanto Chris Horner citó entre las causas de la renuncia de la empresa la progresiva reducción de la superficie de cultivo de trigo y las discrepancias entre los productores de cereal y los compradores. El trigo Roundup Ready ha sido genéticamente modificado para que tolere bien el herbicida Roundup, también comercializado por Monsanto. Las pruebas de campo de esta variedad han durado seis años.

Monsanto comercializa desde hace años maíz y soja Roundup, basados en la misma modificación genética, y quería extender esa técnica al trigo, pero se ha encontrado con la intensa oposición de grupos ecologistas, agricultores, consumidores, religiosos y compradores extranjeros. Los argumentos de estos sectores incluyen supuestos riesgos para la salud, posible aparición de malas hierbas resistentes al herbicida y el temor a que unas pocas multinacionales controlen los principales cultivos del planeta.

Los grandes productores de la industria del trigo estadounidense, que admiten que la biotecnología puede incrementar los rendimientos, han advertido de que el trigo Roundup Ready puede arruinar las exportaciones de trigo norteamericano (incluidas las de Canadá).

Los compradores de trigo internacionales, incluido Japón, no quieren arriesgarse a que sus propios consumidores se distancien. Algunos de ellos aseguraron que, si el trigo Roundup Ready era aprobado, dejarían de comprar trigo estadounidense -transgénico o no- por el temor a que las semillas y productos modificados genéticamente se mezclaran con los convencionales.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS