Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aceralia recortará en Asturias entre 1.500 y 1.750 empleos en tres años

La siderúrgica anuncia inversiones de 500 millones de euros hasta 2009

La empresa siderúrgica Aceralia, filial española de la multinacional europea Arcelor, el mayor fabricante mundial de acero, tiene previsto suprimir en tres años, mediante procedimientos no traumáticos y pacto con los sindicatos, entre 1.500 y 1.750 puestos de trabajo en Asturias. La reducción afectará tanto a la plantilla propia como a la de las empresas auxiliares. Ello supondrá el recorte de en torno al 16% de la ocupación laboral de Aceralia en la comunidad asturiana, donde la cuenta con 7.400 empleos propios. Este recorte irá acompañado de inversiones de 500 millones de euros hasta 2009.

El consejo de administración y la junta general de accionistas de Aceralia aprobaron ayer acometer inversiones por valor de 500 millones de euros (100 millones cada año durante el periodo 2004-2009) en sus instalaciones asturianas para mejorar su competitividad. También se acordó aumentar en 500.000 toneladas anuales la produción de acero líquido, con lo que pasará de los 4,5 millones actuales a los 5 millones de toneladas. Unas medidas que se conocían al mismo tiempo que la reducción de entre 1.500 y 1.750 empleos prevista para sus factorías asturianas durante los próximos 3 años, comunidad en la que da empleo directo a 7.400 trabajadores (casi el 50% de su plantilla total en España) y da ocupación a otros 3.100 operarios de medio centenar de compañías auxiliares que prestan servicios como contratas.

Aceralia registró el año pasado unas pérdidas de 16,4 millones de euros en Asturias, la única región donde concentra su producción de cabecera mediante procedimientos integrales tradicionales (hornos altos y acerías), amén de diversas instalaciones transformadoras y acabadoras.

Los malos resultados de la compañía en sus instalaciones asturianas en el pasado ejercicio se atribuyeron, en parte, a la huelga del sector del metal, que paralizó en la primavera de 2003 la empresa siderúrgica, y al absentismo laboral en algunas instalaciones. La edad media de los empleados de Aceralia (54 años) permitirá amortizar empleo sin despidos, aunque no se descarta recurrir a regulaciones de empleo mediante pacto con los sindicatos.

Los resultados negativos registrados en las instalaciones asturianas no es el único riesgo que amenaza a las factorías de Avilés y Veriña (Gijón). El pasado febrero, Arcelor anunció que cerrará sus dos hornos altos y dos acerías de Asturias si prospera, en sus actuales términos, la directiva comunitaria con la que la Comisión Europea pretende aplicar en la UE el Protocolo de Kioto para prevenir el llamado efecto invernadero y que prevé la reducción de las emisiones de CO2 en un 8% antes de 2012 respecto a las cifras de 1990.

El cierre de esas cuatro instalaciones supondrá la supresión de otros 800 empleos. Arcelor anunció que sus planes de nuevas inversiones se dirigirán en el futuro inmediato a otros continentes.

Saneamiento y venta

Aceralia, que es el resultado de la fusión de las antiguas Ensidesa y Altos Hornos de Vizcaya, fue privatizada por el PP mediante su venta al grupo luxemburgués Arbed, que posteriormente se fusionó con el francés Usinor, dando lugar a la actual compañía Arcelor. La venta por el PP de la siderúrgica española se produjo tras el fortísimo saneamiento e inversiones modernizadoras que habían acometido los Gobiernos del PSOE, por un importe de 1,2 billones de pesetas de la época, y que salvaron de la quiebra a las siderurgias asturiana y vizcaína. Pero el PP, que se limitó exclusivamente a enajenarla y a hacer caja, reiteró ayer una vez más que el Gobierno de Aznar fue quien salvó a Aceralia, según volvió a asegurar el senador y presidente del partido en Asturias, Ovidio Sánchez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004