Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La química estadounidense Du Pont de Nemours cierra una de sus cuatro fábricas asturianas

La multinacional química estadounidense Du Pont de Nemours cerrará este mes una de las cuatro factorías con que cuenta su complejo industrial de Tamón (Asturias). La decisión, que la compañía justifica por la pérdida de competitividad de la planta, trasciende tres semanas después de que la empresa, la segunda más importante del sector químico estadounidense, hubiese anunciado la supresión de 3.500 empleos en EE UU y Europa (el 6% de su plantilla total). El recorte, se dijo entonces, afectaría en la península Ibérica a 25 de los 1.450 puestos de trabajo de que dispone la compañía en España y Portugal.

La planta que Du Pont cerrará en Tamón produce tetrahidrofurano (THF), un disolvente utilizado para fabricar lycra y otras fibras. La pérdida de interés por el THF se agudizó una vez que Du Pont acordó el pasado día 30 la venta de su división textil -de la que el THF es un producto intermedio- a la corporación norteamericana Koch Industries.

La factoría que ahora se cierra se instaló hace sólo ocho años, con una inversión de 156,26 millones de euros. Esta planta era la segunda de THF más importante con que contaba Du Pont por capacidad de producción (46.000 toneladas anuales) y la única cuyo proceso de producción se basaba en la oxidación del gas butano.

Du Pont, presente en Cataluña con una división comercial desde los primeros años sesenta, se comprometió en 1990 con los Gobiernos de España y de Asturias a instalar en esta comunidad un complejo químico con una inversión de 1.000 millones de dólares (unos 125.000 millones de pesetas de aquella fecha) y una plantilla de 1.000 empleos directos en 12 años. A cambio, la multinacional recibió cuantiosas ayudas de la Administración central y autonómica con cargo a la Ley de Incentivos Regionales (LIR).

En la actualidad, el complejo químico asturiano de Du Pont ocupa a un millar de trabajadores, repartidos en cuatro factorías -producen fibra aramida Nómex, un textil no tejido denominado Sontara y fungicidas, además del THF- y tres servicios centralizados para Europa y EE UU: control financiero, recursos humanos e informática.

Según Du Pont, el cierre de la planta de THF "no tendrá impacto en la cifra de empleo", ya que los 90 trabajadores de la instalación serán recolocados en el propio complejo. Se sabe, no obstante, que la multinacional ha empezado a ofrecer bajas voluntarias a trabajadores de THF y de otras factorías del complejo para reducir su plantilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004