Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anna Balletbò aporta en un libro su testimonio de la transición

La presidenta de la Fundación Internacional Olof Palme, Anna Balletbò, se convirtió en una de las protagonistas accidentales del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. Fue la única diputada a la que los militares golpistas permitieron abandonar el Parlamento, a causa de lo avanzado que estaba su embarazo. Éste es uno de los muchos episodios de los primeros años de la democracia española que la política socialista narra en Una mujer en la transición. Confesiones en la trastienda (Flor del Viento). "En el libro confluyen tres aspectos. Es un relato que permite entender la transición, aporta el enfoque de una mujer sobre aquel periodo tan difícil y describe la creación del Partit dels Socialistes de Catalunya", afirmó en la presentación del libro el ex vicepresidente del Gobierno Narcís Serra.

Balletbò reabre en este volumen testimonial un buen número de casos de aquella etapa histórica que a su juicio nunca han sido totalmente aclarados, entre los que destaca el asesinato de Carrero Blanco. "El ministro franquista de Educación Julio Rodríguez culpó siempre a Arias Navarro de estar implicado en el homicidio de Carrero Blanco. Por eso recibió muchas amenazas y tuvo que autoexiliarse en Chile. Allí falleció en extrañas circunstancias bajo el régimen de Pinochet. Sus hijos siempre han creído que lo mataron", dijo la autora. La lucha de los colectivos feministas para conseguir la igualdad ocupa la parte central del relato de la autora. Balletbò tuvo un papel señalado en la convocatoria de las primeras Jornadas Catalanas de la Mujer en 1976.

En el libro se incluyen también retratos de personalidades de la transición, como los ex presidentes de la Generalitat Josep Tarradellas y Jordi Pujol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de mayo de 2004