Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plantilla de Nissan protesta ante la Generalitat contra sus 160 despidos

El malestar de la plantilla catalana del grupo Nissan, cuya dirección en España ha anunciado el despido de 160 trabajadores en medio de una abrupta negociación para cerrar un nuevo convenio, llegó ayer a las puertas del Palau de la Generalitat.

Tras una concentración en la plaza de Sant Jaume, en la que participaron cerca de 700 personas -muchas de ellas con la chaqueta azul que visten en la fábrica y con senyeres-, representantes de los trabajadores entregaron en el palacio un manifiesto destinado al consejero de Trabajo e Industria, Josep Maria Rañé, en el que se pide la retirada del expediente de regulación de empleo (ERE), la reanudación del diálogo en el marco de la negociación colectiva y que la Generalitat intervenga en el proceso.

Entre los manifestantes se encontraban los miembros del comité de empresa de los centros de Zona Franca y Montcada y representantes de UGT, CC OO, el independiente Sigen y CGT.

"No podemos aceptar que las empresas usen los expedientes para coaccionar la negociación colectiva, y la Generalitat tiene que sancionar a las empresas que lo hacen", declaró Jordi Carmona, presidente del comité de empresa (UGT). Javier Pacheco (CC OO) reclamó a la Administración que "vele por la legalidad" de los ERE y reiteró que el de Nissan carece de justificación "legal o práctica".

Rañé pidió a la dirección y los sindicatos que dialoguen y negocien con tranquilidad. "Necesitamos que se pongan de acuerdo para mejorar la productividad, que es la garantía para que Nissan" continúe en Cataluña, declaró el consejero a Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de abril de 2004