20 premios Nobel acusan a Bush de distorsionar la ciencia con fines políticos

Más de 60 científicos conocidos e influyentes de Estados Unidos, entre ellos 20 premios Nobel, han firmado un comunicado en el que acusan al Gobierno del presidente Bush de distorsionar sistemáticamente los hechos científicos al servicio de sus objetivos políticos internos e internacionales en las áreas del medio ambiente, la sanidad, la investigación biomédica y las armas nucleares.

Estas amplias acusaciones han sido comentadas posteriormente en una teleconferencia organizada por la Unión de Científicos Preocupados, una organización independiente que se centra en temas técnicos y que a menudo ha discrepado de la política gubernamental. Esta organización también ha hecho público un informe de 38 páginas en el que detalla las acusaciones.

Los documentos acusan al Gobierno de Bush de censurar o suprimir repetidamente informes de sus propios científicos, de llenar los comités asesores de miembros políticos sin cualificar, de deshacer los comités gubernamentales que dan consejos no deseados y de negarse a pedir la opinión de los expertos independientes en algunos casos.

"Otros Gobiernos han hecho estas cosas de vez en cuando, pero nunca tan sistemáticamente ni en un frente tan amplio", señala el comunicado de los científicos, en el que se añade que su creencia es que la Administración de Bush "ha distorsionado el conocimiento científico y confunde a la ciudadanía respecto a las implicaciones de su política". Entre los casos concretos citados están la falsificación del consenso científico existente sobre calentamiento global, la censura de al menos un informe sobre cambio climático, la manipulación de descubrimientos científicos sobre la emisión de mercurio en centrales eléctricas, así como la supresión de información sobre el condón.

La prosperidad, en riesgo

Kurt Goffried, físico y portavoz de los científicos, aseguró que la actitud del Gobierno de Bush podría poner en riesgo la base de la prosperidad, la salud y la potencia militar de Estados Unidos a largo plazo. John Marburger, asesor científico de Bush, replicó que el informe consiste en una lista de acontecimientos desligados entre sí que no demuestran que el Gobierno no se base en un buen asesoramiento científico.

Los científicos afirman que no hay una razón política detrás de su comunicado, que lleva gestándose un año. Entre los firmantes están los premios Nobel Harold Varmus y David Baltimore (

investigadores biomédicos), Leon Lederman, Norman F. Ramsey y Steven Weinberg (físicos).

El comunicado y los firmantes pueden verse en la dirección de Internet www.ucusa.org. En él también se señala que el Gobierno ha permitido que las empresas influyan en comités técnicos asesores, ha deshecho por motivos políticos un panel sobre control de armas y ha sometido a posibles miembros de paneles científicos a pruebas de idoneidad política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de febrero de 2004.

Lo más visto en...

Top 50