Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ETA IRRUMPE EN LA CAMPAÑA ELECTORAL

Rajoy y Aznar dan por muerto el pacto anti-ETA si el PSOE no rompe con ERC

El presidente del Gobierno recuerda por teléfono a Maragall que Carod es el líder de Esquerra

El PP y el Gobierno advirtieron ayer al PSOE de que si no rompe su coalición de Gobierno con ERC en Cataluña y renuncia a presentar listas conjuntas con ese grupo independentista en el Senado, el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo estará muerto. Mariano Rajoy, José María Aznar y Josep Piqué se repartieron ayer el trabajo de exponer por qué "ya no se puede alegar ignorancia". Aznar devolvió una llamada telefónica a Pasqual Maragall en la que el presidente de la Generalitat esgrimió que el problema no es ERC sino Carod. El jefe del Gobierno le contestó que será ERC quien, en su caso, tendría que desmarcarse de Carod, expulsándole de esa formación política.

"Si el PSOE sigue pactando con ERC, un partido que se reúne con ETA, que hace la tremenda inmoralidad de pactar con ETA para que deje de matar en una parte del territorio español, es evidente que está rompiendo el Pacto Antiterrorista de manera clamorosa. Eso es indiscutible. No es interpretable", respondió Mariano Rajoy, líder del PP, a los periodistas tras leer una declaración institucional en la que proclamó que su partido "garantiza la política antiterrorista que tan buenos resultados está dando en los últimos años".

La intervención de Rajoy en la sede del PP se produjo poco después de hacerse público el comunicado de ETA, a las dos de la tarde. El presidente del Gobierno, José María Aznar, leyó una declaración institucional poco después desde la base aérea de San Javier, en Murcia, informa Tono Calleja. Aznar, que enfatizó la misma línea política de Rajoy, reclamó al PSOE "decisiones inmediatas, leales a sus compromisos y a la democracia", es decir, que rompa todos sus pactos con ERC.

Antes de ambas intervenciones públicas, el jefe del Ejecutivo había respondido a una llamada telefónica que el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, le hizo mientras volaba hacia Murcia. En esa conversación, el jefe del Ejecutivo le advirtió de que ya no se puede alegar "ingenuidad ni ignorancia para minimizar la gravedad" de las conversaciones del líder de ERC, Josep Lluís Carod Rovira, con ETA.

Dos argumentos

Aznar le dijo que pese a los desmentidos de Carod, "los hechos demuestran" que pactó una tregua sólo para Cataluña, y eso va en contra "del espíritu y de la letra" del Pacto contra ETA. Según fuentes del Gobierno y del PP, Maragall esgrimió ante Aznar dos argumentos. El primero fue que el problema es Carod y éste ya no está en el Ejecutivo catalán. El segundo es que lo conveniente ahora es "ampliar" el Pacto Antiterrorista a otros partidos, como el PNV o CiU. Esta versión fue contrastada con el PSC, que no la desmintió.

El presidente Aznar le contestó que Carod es "el líder y cabeza visible" de ERC. Y tendría que ser, en su caso, Esquerra quien diga que Carod y ERC no son lo mismo: expulsándole y firmando un comunicado de repulsa a sus conversaciones en Perpiñán. Sobre la ampliación del Pacto, Aznar le dijo que ese acuerdo está para cumplirlo, al menos los partidos firmantes. Si hay más partidos que lo quieren cumplir, tanto mejor, pero no puede usarse como cortina de humo.

Posteriormente, tras leer el comunicado de ETA, el PP consideró aún más "deleznable" que se mantenga ese pacto pues la banda liga su tregua sólo para Cataluña al "empuje importante de las fuerzas independentistas" allí.

El líder del PP catalán, Josep Piqué, participó desde primera hora de la mañana en el intento de todos los partidos catalanes de pactar un comunicado conjunto. A mediodía, habló por teléfono con Rajoy, analizaron las dificultades del acuerdo y quedaron en que tal texto no era viable. En todo caso, Piqué ofreció a Maragall los votos del PP en el Parlamento catalán si expulsa a ERC. Lo mismo que hizo CiU.

Pero ésa no es la mejor solución para la crisis catalana, en opinión de Rajoy. El líder popular fue preguntado por este extremo y replicó que Maragall "no ganó las elecciones". Y que la mejor solución sería que el partido más votado, CiU, formara Gobierno con el apoyo del PSC y del PP para así hacer explícito el rechazo al independentismo de Esquerra. Quizá para dar ejemplo de ese alejamiento de ERC, Piqué ordenó romper las coaliciones que su partido mantiene con esa formación en cinco pequeños municipios catalanes.

Durante la mañana, los ministros del Interior, Ángel Acebes; de Justicia, José María Michavila; el vicepresidente segundo, Javier Arenas, y el Portavoz, Eduardo Zaplana, denostaron el "brutal desprecio" a las reglas democráticas de haber pactado una tregua de ETA sólo para Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 2004