Un cirujano pide en Francia permiso para realizar un trasplante de rostro

¿Puede trasplantarse el rostro de un muerto a una persona desfigurada? ¿Es técnicamente posible y moralmente recomendable? El próximo 2 de marzo el Comité de Ética francés aportará su respuesta a Laurent Lantieri, un cirujano de Créteil -ciudad vecina a París- que dice estar "técnicamente preparado" para efectuar este tipo de intervención. Según él, los problemas generados por un eventual rechazo son escasos y la microcirugía es capaz de garantizar la perfecta "reparación" de una cara y su inserción sobre otra cabeza.

Para el Comité de Ética, es imposible considerar que "en el caso de un rostro, los problemas de rechazo serían mucho más traumáticos que los del rechazo de, por ejemplo, una mano". Tampoco parece resuelto el problema del luto de los familiares del donante, aunque el cirujano asegura que el último adiós de sus seres queridos podría afrontarse cubriendo al difunto con una máscara de látex que reproduzca su cara.

Más información

Lantieri parece decidido a convertirse en el autor del primer trasplante, por delante del británico Peter Butler o del estadounidense John Baker. La Academia británica de cirugía cree que este trasplante es "prematuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de febrero de 2004.

Lo más visto en...

Top 50