Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almodóvar: "Es espeluznante"

"El comité estatal que clasifica las películas pasa las tijeras al productor, y éste al director, que se ve forzado a cortar lo que se le diga: ha firmado un contrato para hacer una película de un rombo y no le queda más remedio que quitar lo que al comité no le guste". Así funciona la censura del cine en Estados Unidos, según explicó el viernes Pedro Almodóvar ante un auditorio atestado en la Residencia de Estudiantes de Madrid, donde ofreció una conferencia del ciclo Entre guiones.

El director calificó como "espeluznante" la ola de censura que se está produciendo en Estados Unidos, y aseguró que ésa es una de las razones por las que prefiere hacer películas "con un presupuesto de siete millones de euros, y sentirme libre". "Sólo entiendo la censura en la publicidad. Trabajas para un cliente que tiene todo el derecho de decir 'esto no es lo que quiero", añadió Almodóvar.

"Los oscars hay que verlos borracho, con amigos y en dire.cto", dijo luego el cineasta manchego, que ha pisado la alfombra roja y habla con conocimiento de causa (el año pasado, Hable con ella obtuvo el premio al mejor guión original). Según Almodóvar, la decisión de las cadenas estadounidenses de emitir las galas de los Grammy y los Oscar en falso directo, con cinco minutos de retraso, pretende evitar alegatos como el de Michael Moore, director de Bowling for Columbine, que el año pasado increpó ante las cámaras al presidente Bush por la guerra de Irak al grito de "¡avergüéncese, señor Bush!". "Esto quita inmediatez y espontaneidad, pone más intermediarios entre la realidad y el espectador. Es parte de la escalada monstruosa de los norteamericanos por controlar todo", afirmó.

El mes próximo, Almodóvar estrenará en España su nueva película, La mala educación, cuya exhibición en el Festival de Cannes se decidirá esta semana. "He tardado diez años en terminar el guión", contó. "Ha cambiado hasta el título, pero los personajes se han mantenido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de febrero de 2004