La Asamblea elegirá al comisionado de listas de espera en la sanidad

El nuevo cargo se encargará de reducir las demoras asistenciales

El consejero de Sanidad, Manuel Lamela, hará hoy su primera intervención en la Asamblea, en la que comparece a petición propia en la Comisión de Sanidad, la primera de la legislatura. Lamela anunciará la creación de un comisionado responsable de la gestión y reducción de las listas de espera en la sanidad pública. El nuevo cargo será nombrado por la Asamblea. Esperanza Aguirre, presidenta regional, prometió en la campaña electoral que dimitirá de su cargo si en dos años no logra reducir a un mes la espera máxima para ser intervenido quirúrgicamente.

Más información
Simancas amenaza con ir al juzgado si el Gobierno "discrimina" a municipios regidos por el PSOE

Un total de 56.177 madrileños permanecían el pasado 30 de junio en lista de espera para ser intervenidos quirúrgicamente en algún hospital público en la región, según datos del Imsalud. La demora media para entrar en quirófano era de 59 días, aunque para 772 pacientes la espera iba a ser mucho más larga: un mínimo de seis meses.

Un año antes, el 30 de junio de 2002, la demora media era de 61 días, lo que significa que, en un año, Sanidad sólo logró reducirla en dos días. La promesa de Esperanza Aguirre va más allá de reducir la demora media a un mes. Su compromiso es que nadie deba esperar más de 30 días para ser intervenido en un hospital público.

Para lograrlo, Sanidad prepara un Plan Integral de Gestión y Seguimiento de la lista de espera quirúrgica. Este plan tendrá un máximo responsable, que recibirá el título de comisionado. Sanidad tiene intención de que sean los grupos de la Asamblea quienes elijan al comisionado de listas de espera, según fuentes del Gobierno regional.

Listas públicas

Este comisionado tendrá dos funciones. La primera será hacer un seguimiento exhaustivo de las esperas medias de los pacientes en los centros sanitarios públicos de la región. Esto obligará a agilizar los procesos de recogida de información dentro del sistema para que puedan ser conocidas todas las demoras en cualquier momento. Sanidad aún no tiene decidido si, como hacen otras comunidades autónomas como Andalucía, hará públicas en Internet o en otros medios las demoras.

El segundo cometido del comisionado será la aplicación de todas las medidas destinadas a reducir las esperas en la sanidad pública. Entre otras, estas medidas son la utilización más racional de los recursos disponibles de la sanidad pública, la inversión en nuevos equipos técnicos y humanos que permitan aumentar las intervenciones en los hospitales y la remisión de pacientes a clínicas privadas concertadas.

Respecto a la primera de estas medidas, Lamela declaró ayer que es "urgente" la modificación del actual mapa sanitario. Este mapa divide a la región en 11 áreas sanitarias y cada una de ellas tiene un gran hospital de referencia, responsable de la atención médica especializada de todos los ciudadanos que viven en ese territorio. La reorganización de estas áreas supondrá que cientos de miles de madrileños cambien de hospital de referencia.

Lamela admitió que la mayoría de las áreas "están sobrecargadas o sobredimensionadas en cuanto a los pacientes que tienen que atender". "Es necesario racionalizar la infraestructura hospitalaria" debido a que la población crece "a un ritmo muy por encima de la media nacional", añadió.

El consejero de Sanidad y Consumo, que visitó ayer el hospital Doce de Octubre, anunció un nuevo plan para prevenir las agresiones a los profesionales sanitarios. Este plan estará dotado con nueve millones de euros hasta 2006.

El Doce de Octubre y los centros de salud que de él dependen, como el de Potes, en Villaverde Alto, son los centros sanitarios de la región que más episodios violentos han registrado en el último año. Hace tres semanas, por ejemplo, dos enfermeras de urgencias del Doce de Octubre fueron agredidas en la misma noche por familiares de pacientes. El sindicato de enfermería SATSE ha distribuido miles de silbatos entre los profesionales como medida simbólica para denunciar la inseguridad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS