Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antonio Miró, TCN, Spastor, Ailanto y Agatha Ruiz abren la pasarela Gaudí

Las tendencias recogen una mirada retrospectiva a la moda de los años sesenta y setenta

Antonio Miró estrenó ayer la nueva edición de la Pasarela Gaudí con mucho arte. El bailaor flamenco Farruquito brindó un zapateado de cuatro minutos a las propuestas que el diseñador catalán presentó para la primavera-verano de 2004. Miró viste de negro y blanco al hombre y revoluciona el vestuario femenino con una explosión de color. Del resto de desfiles destacaron las formas retro en las prendas de baño de TCN, los estampados y bordados de Ailanto, el trabajo realizado a mano de Spastor y la puesta en escena de Agatha Ruiz de la Prada. Josep Font cerró la jornada.

Miró lanza un guiño a la estética gitana en el caso de la moda de hombre

El diseñador Antonio Miró ofreció un brindis al color en sus diseños para mujer, y lanzó un guiño a la estética gitana, en el caso de la de hombre. Miró sacrifica parte de su estilo para dar un aire mucho más juvenil y cosmopolita a sus nuevas prendas; combina el blanco con el gris, tejidos de lino con sargas de algodón y volúmenes amplios con prendas ajustadas. Entre sus propuestas de estilo, encontramos un pantalón mucho más ajustado, que acaba dentro de un zapato al estilo Peter Pan. La camisa es la prenda estrella de esta colección, ambientada en el México de la primera mitad del siglo XX.

El color transformará los escaparates de las tiendas la próxima temporada primavera-verano. Aunque en las propuestas de Miró para mujer predomine el blanco en todo tipo de prendas, el color fue su apuesta más aplaudida. Verdes, fucsias, rojos, naranjas y amarillos aparecen en forma de detalle para acabar tiñendo las prendas. Destacaron los vestidos fruncidos en la cadera y las gabardinas que recuerdan los veranos de los setenta.

Iñaki y Aitor Muñoz, Ailanto, presentaron una de las colecciones con más futuro de la pasarela catalana, con una mirada retrospectiva hacia las décadas de los sesenta y setenta, y apostando por los colores del Pop Art. Utilizan sedas y viscosas estampadas con dibujos figurativos de cosecha propia. Viscosas en una amplia gama cromática, combinadas con piezas de ganchillo y tirantes de cuentas de cristal. En cuanto al diseño de las piezas, aparecen livianas y con profusión de volúmenes a costa de plisados, frunces, cortes y mucho nervio. Destacaron los vestidos de inspiración ad lib, la opción del pareo y una gabardina. Spastor diseña en blanco y negro una línea la ropa unisex que sus modelos enseñaron bien ajustados a la silueta. Quizás lo más característico de su trabajo, muy bien ensamblado, sea la mezcla de materiales y texturas, así como los detalles de construcción, con presillas, cadenetas y superposiciones de hasta cuatro prendas con diferentes largos y muchos hilos flotando. Según la propuesta de estos atrevidos diseñadores, también los hombres pueden usar, si se atreven, minishorts y ropa interior transparente.

Totón Comella diseña para TCN prendas de baño influenciadas por el estilo retro y las reglas de la lencería clásica. Comella toma el color como hilo conductor de todas su líneas. Mientras las prendas lenceras descubren su lado más sexy sumando capas transparentes, las piezas de baño apuestan por formas mínimas de espíritu retro.

Agatha Ruiz de la Prada lució un extenso muestrario de prendas con fuerza que combaten la monotonía del negro. Lo más destacable, unos monos ajustados con cremalleras gigantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de septiembre de 2003