Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fabricantes de CD consideran ilegales los discos anticopia

El nuevo canon sobre los CD vírgenes hace temer un descenso de las ventas

La patronal que agrupa a la mayoría de fabricantes de CD, Asimelec, se pronunció ayer en contra de los discos que se editan con sistemas que impiden la copia privada, como es el caso del último trabajo de Alejandro Sanz. Para José Pérez García, director general de la entidad, la ley consagra el derecho de los consumidores a copiar un álbum "siempre que sea para su uso privado y sin ánimo de lucro". Pérez insistió en que la ley es muy clara al respecto.

La polémica sobre el disco de Sanz se ha agudizado porque coincide con un acuerdo de Asimelec con las sociedades de gestión de derechos de autor -la SGAE entre ellas- por las que desde principios de septiembre se cobra un canon a los compradores de CD vírgenes (unos 13 céntimos) para compensar a los autores por las copias privadas. Todas las entidades que han denunciado el acuerdo resaltan la incongruencia de que se cobre un gravamen pensando en las copias privadas y que, luego, se pongan a la venta discos que las impidan. Ayer, el BNG pidió al Gobierno que actúe contra el citado acuerdo porque el canon también afecta a quienes compren un CD para grabar fotografías o archivos de datos cuando la misma Ley de Propiedad Intelectual que acepta la copia privada, y el derecho a remunerar al autor por ella, excluye expresamente los programas de ordenador de tal remuneración.

El presidente de la Asociación Fonográfica Española, Antonio Guisasola, terció ayer en el debate asegurando que la industria musical debe ser consecuente con la aplicación del canon. Los autores que editen discos con sistemas anticopia no deben percibir derechos derivados del cobro del citado canon. Guisasola, en declaraciones a Servimedia, interpretó que el derecho a la copia privada es una excepción al derecho que tiene el productor a que no le copien y no un derecho del usuario. "A los productores siempre les ha parecido mal que haya una excepción para la copia. Lo que quieren es vender dicos, no que los copien".

Un agravante de los sistemas que bloquean las copias privadas es que no consiguen frenar la piratería. La misma semana del lanzamiento del disco de Sanz, ya se ofertaba en los top manta callejeros y en los sitios de intercambio gratuito de la Red.

El presidente de Asimelec admitió ayer que los fabricantes han estado siempre en contra de abonar el canon, pero una cadena de sentencias judiciales en contra les obligaron a negociar con las sociedades de gestión de derechos "para rebajar el importe final". "Nos han ganado por goleada".

El canon de 0,13 euros es uno de los más bajos de la UE y prácticamente la mitad de lo que se tendría que haber fijado atendiendo a la ley. Los fabricantes temen una caída en las ventas de CD vírgenes y el cierre de empresas. "Somos los principales perjudicados por el canon. En Francia, el canon redujo a la mitad las ventas de CD vírgenes". Pérez recordó que cuando se introdujo un gravamen para las cintas de casete se dispararon las importaciones ilegales y las marcas blancas desaparecieron. Durante el año pasado se vendieron en España unos 200 millones de CD. Y este año podría llegarse a los 250 millones sin contar el comercio ilegal. En muchas tiendas no se cobra todavía el canon, porque los CD fueron adquiridos antes del acuerdo.

Movida internacional

En la búsqueda de un nuevo modelo de negocio por parte de las discográficas que compita con las descargas gratuitas en Internet parece afianzarse la política de ofrecer archivos digitales desde la Red que permitan comprar una canción y no obliguen a adquirir todo un álbum. La experiencia con más éxito fue la lanzada este año por Appel con iTunes. Unos 20.000 títulos a 99 centavos de dólar. Hace sólo unas semanas, Microsoft anunciaba el lanzamiento de un servicio muy semejante para Europa. Ya funciona en el Reino Unido, Francia y Alemania y en los próximos meses entrará en España. Y ayer, Sony anunció, sin dar más detalles, un servicio similar para el año próximo.

Esta actividad es paralela a la persecución judicial por parte de las discográficas de sitios que ofrezcan archivos o enlaces. En agosto, una juez de Madrid decretó el cierre cautelar de un sitio español por albergar enlaces a archivos supuestamente ilegales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de septiembre de 2003