Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU pide a la OMC una respuesta a la moratoria de los transgénicos

Estados Unidos no está dispuesto a dar su brazo a torcer en el litigio comercial contra la Unión Europea por la moratoria impuesta desde 1998 a la comercialización de nuevos organismos genéticamente modificados (OGM).

Junto con Canadá y Argentina, Washington solicitó el pasado jueves -y precisamente un día después de que Bruselas amenazara con sanciones millonarias a Microsoft por sus prácticas abusivas- ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) la convocatoria formal de un panel para que se pronuncie y resuelva definitivamente lo que consideran una medida proteccionista de la parte europea. La Comisión lamentó ayer las intenciones de los tres países.

Los ministros de Agricultura de la UE aprobaron en julio un nuevo régimen de etiquetado y trazabilidad para los alimentos y piensos que contengan entre sus ingredientes un mínimo de un 0,9% de organismos transgénicos. El acuerdo de los Quince abrió la puerta al levantamiento definitivo de la moratoria que pesa sobre los OGM desde hace cinco años. Está previsto que la UE empiece a dar en otoño las primeras autorizaciones de comercialización, una vez que la legislación comunitaria entre en vigor después del verano.

"Ningún paso adelante"

Pero EE UU, Canadá y Argentina afirman que no ven "ningún paso adelante" en este contencioso y dudan de que los países tradicionalmente opuestos a los OGM vayan a cambiar de postura. Y respecto al régimen de etiquetado y trazabilidad de los productos, los tres países solicitantes del panel en Ginebra consideran que la reglamentación europea plantea obstáculos al libre comercio y reiteran que está demostrado que estos productos no comportan ningún riesgo para la salud humana ni animal; por lo tanto, el etiquetado está fuera de lugar.

"La UE no ha dado muestra alguna de su intención por respetar las reglas de la OMC", señala la Administración estadounidense. Bruselas responde que el sistema de autorización europeo es "claro", "transparente", "no discriminatorio" y "respeta las reglas de la OMC". "Por eso lamentamos esta decisión", comentó ayer el portavoz de turno en la Comisión Europea. Y se explica que el objetivo del régimen de etiquetado es ofrecer la posibilidad al consumidor de elegir libremente entre los diferentes productos presentes en el mercado.

Los productores de maíz transgénico en EE UU aseguran que están perdiendo unos 300 millones de dólares en exportaciones hacia la UE como consecuencia de la moratoria. El 34% de los cultivos de maíz estadounidenses son transgénicos, porcentaje que se eleva al 71% en el caso del algodón y al 75% en el de la soja. A escala mundial, este porcentaje representa el 11%, 20% y 45%, respectivamente. En España se calcula que hay 32.000 hectáreas dedicadas a los cultivos transgénicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2003