Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sharon anuncia que seguirá adelante con el muro de separación en Israel

El primer ministro israelí elogia a Bush y le pide mano dura con Siria e Irán

Entre muestras constantes de perfecto entendimiento, el primer ministro israelí, Ariel Sharon, y el presidente de EE UU, George W. Bush, compartieron ayer una ceremonia de agradecimientos mutuos en la Casa Blanca. Bush no pidió expresamente a Sharon que frene la construcción de su "muro de seguridad", pero Sharon sí repitió sin reparo alguno su intención de seguir con los planes de edificación. Los dos pidieron un esfuerzo mayor de la Autoridad Palestina en la lucha contra el terrorismo. Sharon elogió a Bush por su política de ataques preventivos y le pidió dureza contra Siria e Irán.

Que Sharon se atreva a llamar "George" al presidente de Estados Unidos en los jardines de la Casa Blanca es una muestra de confianza poco común. Igual que hizo con Mahmud Abbas (llamado Abu Mazen) el viernes pasado, Bush ofreció a Sharon un trato selecto, reservado sólo para invitados preferentes: reunión en el despacho oval, rueda de prensa conjunta y almuerzo compartido.

Sharon no mostró ningún interés por edulcorar su intención de proseguir con la construcción de un muro de seguridad que aísle las zonas palestinas de las israelíes. Para Sharon, el muro es algo "que nos vemos obligados a construir para defender a nuestros ciudadanos contra las actividades terroristas". Y remató: "Seguiremos construyendo el muro".

Minutos antes, Bush había dejado entrever una crítica tímida a esa decisión al pedirle que piense en los efectos que pueden tener sus decisiones en las condiciones de vida de los palestinos. Sharon le dijo: "Nos esforzamos en reducir al mínimo la repercusión del muro en la vida diaria de la población palestina". Para no polemizar, Bush se mostró convencido de que a largo plazo "el muro acabará siendo irrelevante".

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) consideró ayer "muy negativa" la declaración del primer ministro israelí. "Consideramos muy negativa la postura de Sharon. Ha fracasado en enviar un mensaje positivo a los palestinos con su compromiso de continuar con la construcción del muro de separación", dijo a Efe el ministro de Comunicación palestino, Nabli Amer. "Se trata de una actitud que complicará mucho la situación aquí y obstaculizará el avance de la Hoja de Ruta", agregó.

El primer ministro israelí dijo también abiertamente que la Autoridad Palestina "no hace nada por desmantelar o eliminar las organizaciones terroristas". Bush no llegó tan lejos, aunque pidió a Abu Mazen más esfuerzo en ese terreno: "La Autoridad Palestina debe llevar a cabo operaciones constantes y efectivas para enfrentarse a quienes están implicados en terrorismo y para desmantelar las infraestructuras y la capacidad de los terroristas".

En otro punto espinoso, Sharon aseguró que ambos presidentes habían acordado que no habría liberación de prisioneros "con sangre en sus manos". Mazen aboga por la liberación de casi todos los 7.000 prisioneros palestinos que Israel tiene en sus cárceles; Sharon sólo ha liberado a unos pocos centenares.

Advertencia

La comparecencia se convirtió también en una advertencia conjunta a varios países, salpicada con elogios entre Sharon y Bush. El primer ministro israelí, después de ensalzar con lenguaje heroico la decisión de Bush de invadir Irak, hizo una defensa apasionada de la doctrina de ataques preventivos diseñada por el presidente estadounidense: "Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, el mundo libre y democrático ha tenido la sabiduría de ir a por los dictadores malvados, terroristas y asesinos, para llevarlos ante la justicia. No tengo ninguna duda, señor presidente, de que gracias a usted cualquier villano en cualquier esquina del mundo sabe ahora que el largo brazo de la justicia le alcanzará".

Inmediatamente, Sharon le agradeció las advertencias recientes contra Siria e Irán y le pidió que "deje claro a estos países que sus tácticas malvadas no pueden continuar. El pueblo de Israel se lo agradece", dijo Sharon. La de ayer fue su octava visita a la Casa Blanca. Bush completó esa declaración: "Hoy, pido a los países árabes que cumplan su promesa y rechacen la cultura de extremismo y violencia, venga de donde venga".

A su vez, el alto representante de la Unión Europea, Javier Solana, improvisó ayer tarde un viaje a Cannes (Francia) para entrevistarse durante dos horas con Abu Mazen, informa desde Bruselas Sandro Pozzi. Solana destacó la importancia de que todas las partes implicadas en la Hoja de Ruta aprovechen el momento de "calma" actual para avanzar en el proceso de paz en Oriente Próximo. "Nos encontramos en un momento clave para dinamizar la Hoja de Ruta del cuarteto", indicaron fuentes próximas al máximo representante de la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea.

Desde Europa se insiste en la importancia de que se consigan resultados concretos para que mejoren las condiciones de vida de los palestinos y en que Israel libere más zonas, además de avanzar en la cuestión de los prisioneros. A la vez, los palestinos deben reforzar las medidas de seguridad para conseguir la confianza del Gobierno de Ariel Sharon. Solana no descarta la posibilidad de viajar a la región a finales de agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 2003