Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush se resiste a enviar tropas a Monrovia pese a las presiones

Después de haber anunciado su inclinación al envío de tropas a Liberia justo antes de iniciar una gira por África, el presidente de EE UU, George W. Bush, parece ahora poco interesado en tomar esa decisión a pesar del ruego personal cursado por el secretario general de ONU, Kofi Annan.

Como requisito previo para el envío de soldados, Bush pidió públicamente el abandono del poder y la salida del país del presidente Charles Taylor. Ahora, Washington quiere también supeditar su ayuda al comportamiento de los países vecinos, a quienes pide colaboración para estabilizar Liberia antes de enviar tropas de paz. El Pentágono envió ayer a un grupo de marines para proteger su embajada, pero no aceleró el traslado de 4.500 soldados a bordo de una unidad naval que puede tardar más de 10 días en aproximarse a Liberia.

Según fuentes del Gobierno estadounidense citadas por The New York Times, hay dos posturas enfrentadas en el seno de la Administración estadounidense con el clásico reparto de papeles: el Pentágono es reticente a inmiscuirse en un conflicto con semejanzas al desastre de Somalia, mientras el Departamento de Estado parece más inclinado a participar militarmente en la búsqueda de una solución pacífica.

El Departamento de Defensa considera que EE UU no tiene intereses especiales en la protección de Liberia y considera que ya participa actualmente en suficientes operaciones militares por todo el mundo. Según el Departamento de Estado, hay consultas diarias entre el Gobierno de EE UU y Naciones Unidas. Princeton Lyman, ex embajador de EE UU en Nigeria, se ha quejado en el Times de la incoherencia en la que cae su Gobierno si, después de la argumentación empleada para invadir Irak, no acude ahora en ayuda de un país que lo necesita: "Hay una crisis humanitaria impresionante. Si EE UU no acude, sería una mancha en su reputación moral, justo después de una visita del presidente a África".

Reunión en Dakar

Mientras, la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) debatía ayer en Dakar (Senegal) con carácter urgente el envío de una fuerza multinacional de interposición, informa France Presse. El encuentro, patrocinado por el Departamento de Estado estadounidense, contaba con la presencia de observadores de la ONU y de varios países europeos.

La CEDEAO había acordado recientemente enviar unos 3.000 soldados a Liberia, en su mayoría procedentes de Nigeria, la mayor potencia militar de la región. Un portavoz del presidente nigeriano, Olusegun Obasanjo, declaró ayer, sin embargo, que su país no mandará tropas antes de que se establezca un alto el fuego.

Los rebeldes liberianos del LURD, por otra parte, tras anunciar la detención de su ofensiva sobre la capital, Monrovia, rechazaron ayer el acuerdo de paz propuesto por los mediadores de la CEDEAO.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de julio de 2003