Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE amenaza con incluir a Hamás en su lista de grupos terroristas

Bloqueadas las negociaciones para que el grupo integrista palestino declare una tregua

Luxemburgo / Jerusalén

La UE avisó ayer a Hamás con "afrontar consecuencias" si no accede a deponer la violencia. La rama política del grupo radical palestino puede ser incluida muy pronto en la lista negra de organizaciones terroristas de la UE. La mayoría de los Gobiernos europeos está inclinada a hacerlo, señalan fuentes diplomáticas comunitarias si Hamás se resiste a aceptar un alto el fuego y no llega a un acuerdo con el primer ministro palestino, Abu Mazen.

La rama militar, Hamás Izz al Din al Qassem, figura ya en la lista de grupos a los que se les han congelado bienes depositados en Europa. Los ministros de Exteriores de la Unión acordaron ayer en Luxemburgo "examinar urgentemente el caso para tomar medidas más amplias contra la financiación de Hamás".

El jefe de la diplomacia palestina, Nabil Shaat, confesó en la capital del Gran Ducado tras reunirse con la troika (Grecia, Italia y Javier Solana) tener "todavía esperanzas" de que Hamás acepte un alto el fuego bajo la mediación egipcia.

Los europeos pidieron a su vez a Israel que "emprenda acciones para restaurar la credibilidad y se abstenga de tomar medidas punitivas, incluidos los asesinatos selectivos". La UE tiene grandes expectativas a la reunión del Cuarteto (EE UU, la UE, Rusia y la ONU) que se celebrará el próximo día 22 en Jordania.

La figura de Yasir Arafat planeó ayer de forma polémica entre los jefes de la diplomacia europea, sobre todo después de que el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, no se reuniera con el presidente de la Autoridad Palestina durante su reciente gira en Oriente Próximo ni tampoco con su jefe de Gobierno, Abu Mazen, con quien tenía previsto entrevistarse en el futuro en Roma.

"Claramente no representa la posición de la UE y no me parece una decisión muy sensata", afirmó el francés Dominique de Villepin ante el gesto de Berlusconi, que a partir del 1 de julio asumirá la presidencia de la UE.

Su colega italiano, Franco Frattini, respondió diciendo que la actitud de Il Cavaliere "responde a una conducta pragmática, a veces se reúne con unos, a veces con otros, pero en cualquier caso Arafat no puede ser excluido" del proceso de paz.

A pesar de las presiones y del acoso internacional, encabezado por Estados Unidos, que se ejercen sobre Hamás, los fundamentalistas palestinos se niegan a dejar las armas. Las negociaciones que la Autoridad Nacional Palestina ha abierto directa o indirectamente con Hamás y otros grupos radicales, para establecer una tregua en la Intifada, quedaron ayer bloqueadas.

Una delegación egipcia, presidida por el general Mustafá al Bouchir, responsable de los servicios secretos, que había intentado durante toda la mañana, en Gaza, llegar a un acuerdo con los integristas para que aceptaran un acuerdo de cese de hostilidades, se vio obligada a retirarse sin alcanzar ningún resultado tangible. Los fundamentalistas se opusieron de manera obstinada a la tregua y reclaman como alternativa garantías internacionales claras de que Israel abandonará la práctica de los asesinatos selectivos de los dirigentes de la Intifada.

El jefe del Gobierno palestino, Abu Mazen, tenía programada para anoche una nueva reunión con los líderes de las 13 organizaciones radicales, para plantearles de manera personal la tregua. Pero antes de que se celebrara la entrevista, Abu Mazen optó al mediodía por cambiar de estrategia y enviar a Damasco a una delegación para negociar la tregua directamente con Jaled Mashal, el máximo responsable del aparato político de Hamás en el exilio, con la esperanza de que la dirección en el exterior doblegara la tozudez de los dirigentes del interior.

A pesar de este aparente fracaso en las negociaciones, el ministro de Asuntos Exteriores palestino, Nabil Shaat, aseguraba ayer desde Luxemburgo, que se sentía optimista con respecto a la tregua de Hamás y añadió que presumiblemente se anunciaría hoy martes.

El acuerdo de alto el fuego de Hamás es un elemento clave que permitiría poner en marcha el proceso de pacificación, tal y como queda establecido en la Hoja de Ruta. Esta tregua condiciona además el acuerdo de principio alcanzado este fin de semana por los responsables de seguridad israelíes y palestinos para proceder a un repliegue de las tropas del norte de Gaza.

Por otra parte, el Parlamento israelí aprobó ayer, por 56 votos contra 42, las gestiones del primer ministro Ariel Sharon con relación al plan de pacificación Hoja de Ruta. El Gobierno israelí ha presentado un total de 14 objeciones a la aplicación del citado plan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2003