Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Aguirre quiere elecciones inmediatas en Madrid y Simancas pide más tiempo

PP y PSOE no presentaron ayer candidato a la investidura ante la presidenta de la Asamblea

La portavoz del PP en la Asamblea de Madrid y candidata a la presidencia de la Comunidad, Esperanza Aguirre, ofreció ayer a PSOE e IU un "pacto" para que ninguna fuerza política presente un candidato a la investidura, de tal forma que "se convoquen de forma inmediata nuevas elecciones". Las prisas de los populares no le gustan nada al socialista Rafael Simancas, quien calificó de "injusta" una nueva cita electoral. Simancas conminó a que "se agoten los plazos" y disposiciones "legales" antes de llegar a esa solución que, en su opinión, hurtaría la voluntad de los ciudadanos expresada el 25-M.

Los tres partidos con representación parlamentaria en la Asamblea de Madrid no quisieron presentar ayer ninguna candidatura para que alguno de sus miembros presida la Comunidad de Madrid. La deserción, el martes, de dos diputados electos del PSOE -Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez-, unida a los ajustados resultados electorales el 25-M, ha provocado una crisis que supone que, por el momento, ningún partido tenga la seguridad de contar con los apoyos suficientes (56 de los 111 diputados electos) para que el candidato que propongan salga elegido.

Este panorama de incertidumbre en el que se desconoce la actitud que tomarán los dos huidos provocó que la portavoz del PP en la Asamblea, Esperanza Aguirre, propusiera a PSOE e IU formalizar un pacto por el que ninguna fuerza política presente un candidato y que incluya el compromiso de todos los partidos para "convocar nuevas elecciones de forma inmediata".

Plazos legales

Esta solución, sin embargo, no le gusta nada al líder de los socialistas de Madrid, Rafael Simancas, quien abogó por que se "cumplan los plazos legales" antes de que se convoque una nueva consulta electoral que calificó de "no deseable e injusta" puesto que, en su opinión, en las pasadas elecciones "los madrileños ya optaron por que hubiera un Gobierno progresista en la Comunidad de Madrid", pero admitió que la convocatoria de elecciones es una medida "no descartable".

Simancas pidió al PP, a la presidenta de la Asamblea, la popular Concepción Dancausa, así como a toda la sociedad española que "presionen para que estas dos personas políticamente indignas y moralmente corruptas entreguen sus actas de diputados y renuncien así a su cargo".

Dancausa, que ayer abrió el plazo de consultas de 15 días para que los partidos presenten sus candidatos, aseguró que piensa "agotar este plazo reglamentario" para "no acelerar el proceso y conseguir que se llegue a la mejor solución". Pero se negó a pedirle a los dos fugados la renuncia a su cargo, cuestión en la que, dijo, "corresponde manifestarse a los grupos parlamentarios". Esperanza Aguirre negó la posibilidad de que su partido solicite la renuncia de Tamayo y Sáez argumentando que la deserción de ambos "no es responsabilidad del PP" y que, por lo tanto, Rafael Simancas -del que dijo "es el responsable" de la situación creada en la Asamblea- no puede extender a todos los madrileños la solución al conflicto.

Aguirre insistió en que "no vale decir que los madrileños ya se han pronunciado y dieron la mayoría al señor Simancas" y recordó que el resultado de las elecciones dio la mayoría al PP por lo que cuentan con la "legitimidad de las urnas".

El coordinador regional de IU, Fausto Fernández, consideró que ha de llegarse a un acuerdo entre las tres fuerzas para "restituir la voluntad de las urnas". Según Fernández, la posibilidad de convocar nuevas elecciones supondría "el primer éxito de los tránsfugas". Fernández afirmó que existen "los mecanismos suficientes para que los tres partidos puedan anular a los dos diputados expulsados", pero no quiso dar pistas a los fugados y evitó concretar cuáles serían estas medidas. El líder regional de los socialistas, Rafael Simancas, aseguró que en el caso de que salga elegido presidente con los votos de Tamayo y Sáez, disolvería la Asamblea y "convocaría unas nuevas elecciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2003