Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un laboratorio adulteraba en Elche bebidas para discotecas y restaurantes

La policía desmonta las instalaciones donde se rellenaban botellas y detiene a 8 personas

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado en Elche un laboratorio clandestino que adulteraba bebidas alcohólicas que luego distribuía en restaurantes y discotecas de la ciudad y de la Vega Baja. Ocho miembros de la organización han sido detenidos. La policía ha hallado alcohol adulterado al menos en seis establecimientos de Elche. El número de locales podría aumentar a 30. Los detenidos rellenaban botellas de marca con alcohol usado en repostería.

La organización había distribuido en al menos seis locales de Elche y sus pedanías estas bebidas adulteradas. Los agentes continúan a la búsqueda de más locales en otras localidades donde se pudo servir este alcohol camuflado en botellas de marcas de prestigio.

La organización recogía botellas vacías de conocidas marcas de whisky, ron, vodka y ginebra en los contenedores cercanos a establecimientos de ocio y restaurantes. Estos envases eran transportados hasta el laboratorio, ubicado en una vivienda del centro de Elche. Una vez allí, se procedía al rellenado de las botellas con un alcohol utilizado en la industria de la repostería, mezclado con agua y aromatizantes para darle el sabor de la bebida simulada. En el caso de las botellas de whisky adulteradas, según explicó ayer el comisario de Elche, Javier Cuasante, se rellenaba a la mitad de un whisky de baja calidad y el resto con este tipo de alcohol. En el resto de bebidas la mezcla era adulterada al 100%.

Además, según comprobaciones de los policías, el rellenado se producía sin las más mínimas condiciones de higiene y sin ningún tipo de lavado previo de las botellas recuperadas en contenedores de vidrio o de los propios cubos de basura.

El laboratorio disponía de tecnología para crear el papel timbrado de Hacienda en cada botella y del sistema de seguridad de precinto de plástico. Según las investigaciones iniciales, cada botella se vendía a unos seis euros. La policía ha aprehendido hasta el momento 600 botellas. El cabecilla de la red, A. D. P., ya fue detenido en 2001 por hechos similares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2003