Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
62ª FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Fernando Valls cree que el desencanto ha marcado la narrativa de las últimas décadas

El crítico desmenuza su libro 'La realidad inventada' con Mateo Díez, Grandes y Merino

Satisfacción en la feria, aunque no habrá datos oficiales hasta el final del encuentro, los editores comentan que suben las ventas de libros entre un 15% y un 20%. Se venden libros y, sobre todo, se presentan. El crítico Fernando Valls, colaborador de este diario, habló ayer de su nuevo estudio, La realidad inventada. Análisis crítico de la novela española. Le acompañaron Luis Mateo Díez, Almudena Grandes y José María Merino. El canadiense Yann Martel presentó Vida de Pi, una novela que hace revivir la pasión de la aventura. El veterano periodista australiano John Pilger, autor de Los nuevos gobernantes del mundo, puso la nota de preocupación: lo de Irak no ha acabado, ni mucho menos.

Fernando Valls (Almería, 1954), autor de La realidad inventada (Crítica), conversó ayer en el Círculo de Bellas Artes de Madrid con algunos de los protagonistas de su libro. Los escritores Almudena Grandes, Luis Mateo Díez y José María Merino mantuvieron un intenso, ameno y profundo debate con Valls sobre la narrativa española actual. El profesor y crítico literario ha cruzado la barrera que separa el trabajo del crítico y el del escritor para efectuar un análisis profundo sobre lo que ha sido la novela en España en los últimos años. "Creo que las tres últimas décadas han producido la mejor narrativa del siglo XX y algunas de las mejores novelas que se han escrito"; estas rotundas palabras de Valls dieron paso a las preguntas de los escritores.

-¿Qué temas son los que se repiten a lo largo de las novelas que se han editado?

-Guerra Civil, ciudad y desencanto.

Los más de veinte años de experiencia como crítico literario le permitieron afirmar a Valls que

estos tres temas son abordados de muchas maneras en las obras producidas por los novelistas. Y de todos ellos la estrella ha sido el desencanto. "La visión que han ofrecido los historiadores de la transición española ha sido muy diferente a la que han reflejado los escritores en sus obras. En las novelas hay una visión crítica de una determinada generación que pensaba que una vez muerto Franco iba a cambiar la sociedad española y lo que finalmente hizo fue acomodarse al sistema", dijo Valls. Sus palabras fueron confirmadas por sus contertulios.

El libro, subtitulado Análisis crítico de la novela española actual, recoge trabajos y textos muy diversos, desde conferencias hasta artículos o críticas literarias, a través de los que el autor quiere mostrar que la novela española de los últimos treinta años "vive un buen periodo y está a la altura de la que se está haciendo en otros países y en otras lenguas".

Almudena Grandes, de quien Valls dice en su libro que "se ha convertido en una de las narradoras más sugerentes y sugestivas", quiso saber si éste considera que existe o no actualmente una generación de novelistas. "Creo en la carrera literaria individual, que es larga y de fondo, y que muchos jóvenes autores fracasan por el ímpetu de pensar que en la vida literaria de un autor importa la velocidad", dijo Valls.

Hablaron sobre el trabajo del crítico y se felicitaron porque los profesores universitarios hayan descendido a la arena del periodismo para hacer crítica. José María Merino recordó entonces la época en la que "se hacía crítica de trincheras, la de los periódicos, y la universitaria". "Un crítico tiene que sustentar sus opiniones con datos y documentación y no haber perdido el gusto, fundamental para poder elaborar una buena crítica", señaló Valls.

La realidad inventada es capaz de conjugar planteamientos teóricos y caracterizaciones de géneros, temas y autores con ejercicios críticos sobre obras concretas: de Juegos de la edad tardía, de Luis Landero, a Tu rostro mañana, de Javier Marías; de El jinete polaco, de Antonio Muñoz Molina, a El mal de Montano, de Enrique Vila-Matas. En todo ello hay un cúmulo de perspectivas que demuestra que es posible explicar y valorar el presente de las letras españolas. "Tenemos el riesgo de equivocarnos, pero tenemos que ser capaces de desmenuzar y criticar un libro con criterio y sustentándolo con datos", apuntó Valls.

El autor afirma que en el panorama de la crítica literaria hay muy buenos profesionales, y algunos de ellos aparecen citados en su libro, pero "hay otros que están creando confusión y fomentando que no siempre lo más conocido sea lo mejor, y más bien suele pasar al contrario".

"En el panorama que vivimos parece existir un enfrentamiento entre el escritor y el crítico, forma parte de la historia, pero cuando la crítica es ponderada y seria uno se da cuenta de que su labor es necesaria, puede llegar a ser el transmisor entre el escritor y el lector", afirmó Luis Mateo Díez.

Pero por encima del crítico y del escritor están los lectores, y todos ellos estuvieron de acuerdo en que para poder realizar bien sus diferentes trabajos lo que uno tiene que ser "es lector y amar la literatura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2003