Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
62ª FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Nativel Preciado busca maneras de salvación en 'Bodas de plata'

Satisfacción en la feria, aunque no habrá datos oficiales hasta el final del encuentro, los editores comentan que suben las ventas de libros entre un 15% y un 20%. Se venden libros y, sobre todo, se presentan. El crítico Fernando Valls, colaborador de este diario, habló ayer de su nuevo estudio, La realidad inventada. Análisis crítico de la novela española. Le acompañaron Luis Mateo Díez, Almudena Grandes y José María Merino. El canadiense Yann Martel presentó Vida de Pi, una novela que hace revivir la pasión de la aventura. El veterano periodista australiano John Pilger, autor de Los nuevos gobernantes del mundo, puso la nota de preocupación: lo de Irak no ha acabado, ni mucho menos.

Salvador no es capaz de aplicar su nombre a la vida. Ni Nativel Preciado (Madrid, 1948) ha encontrado manera de que su personaje, un psiquiatra que no da con la fórmula de curación del alma, lo consiga en su segunda novela, Bodas de plata (Planeta). Sus pacientes, Natalia y su hijo adolescente, navegan entre la fe en la psiquiatría y el milagro de las flores de Bach, que les recomienda una amiga, con propiedades curativas.

En esa búsqueda por afrontar el dolor se encuentran todos: "Buscan remedios para seguir y entre todos ellos existe éste, que son unas flores con una esencia que te hace no sentir nada", describe la autora. Pero también sirve otro Bach, el de las Cantatas. "He ahí la prueba de que ese nombre, Bach, es mágico, también hay muchas Cantatas en el libro", afirma la escritora, periodista, tertuliana...

Preciado ha querido volver a un género que le ha dado mucha alegría. "Probé con El egoísta [finalista del Planeta en 1999] y tuve más suerte de la que podría imaginar", dice. La experiencia le gustó, sobre todo el cambio de vida que supone. "Estoy acostumbrada a una vida más bulliciosa y para escribir novelas necesito retiro, tranquilidad; además, el resultado produce mucho placer porque es algo muy difícil".

Escribe lo que le pide el alma. "Busco la verdad de las emociones y los sentimientos. Me gusta la gente sincera, la que cuenta lo que realmente siente ante las cosas que le pasan en la vida", asegura. Y tiene muchos autores de referencia para explorar el género: "Me gustan Truman Capote y Raymond Carver, también Cortázar, Flaubert, Stevenson...".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2003