Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Míriam Tey afirma que el libro 'Todas putas' "denuncia la violación desde la ficción"

Los trabajadores del Instituto de la Mujer rechazan el texto editado por su directora

La polémica continúa. Dos tercios de los trabajadores del Instituto de la Mujer firmaron ayer una nota en la que rechazan la publicación del libro Todas putas -por la editorial de la que es copropietaria la directora general del instituto, Míriam Tey- donde se hace apología de la violación, según las organizaciones feministas, PSOE e IU. "Como lectora, opino que el libro es una denuncia contra la violación, que se hace desde la palabra, desde la literatura y desde la ficción", afirmó ayer Tey. En el Ministerio de Trabajo aseguran que ni ha dimitido ni será destituida. Su titular, Eduardo Zaplana, defendió la trayectoria "inequívoca" de Tey en pro de los derechos femeninos.

Los trabajadores del Instituto de la Mujer se reunieron ayer en asamblea para debatir sobre la publicación del libro de ficción Todas putas, de Hernán Migoya, en la editorial El Cobre, de la que es copropietaria la directora del instituto, Míriam Tey. Según denunciaron el pasado fin de semana las organizaciones feministas, PSOE e IU, la obra es una apología de la violación. En declaraciones a La Vanguardia el autor definió uno de los cuentos del volumen como "una apología de la violación, pero desde el punto de vista del personaje, que por suerte no soy yo".

Tey insistió ayer en este aspecto en declaraciones a EL PAÍS: "Es un libro de ficción y, como tal, el autor no tiene por qué estar de acuerdo con lo que dice y hace su personaje, como no lo están los editores ni los libreros. Como editora nunca he hablado de mis libros, porque para eso están los críticos y los lectores. Como lectora, opino que es una denuncia contra la violación, que se hace desde la palabra, desde la literatura y desde la ficción".

"Que el libro haya sido considerado una apología de la violación me parece una confusión. Se ha producido una manipulación política contra las mujeres, en la que se ha mezclado y confundido registros políticos, culturales y sociales y esta confusión ha llegado hasta tal punto que incluso se ha dicho que una mujer está a favor de la violación. Lo que más me duele de esta confusión lamentable, de la que yo también soy víctima, es que haya herido a las mujeres, que les haya causado dolor, porque este es un tema muy serio y no se puede manipular", concluyó.

Un total de 105 trabajadores del Instituto de la Mujer (organismo que dispone de unos 150 empleados) firmaron una nota dirigida a la opinión pública en la que expresan su "más firme rechazo contra este tipo de publicaciones que refuerzan, toleran y justifican la violencia contra las mujeres". "Hechos como este descalifican la labor desarrollada durante muchos años por las personas que trabajan en esta institución (...) para lograr una sociedad en la que estos comportamientos y estas formas de representar a las mujeres y a los hombres no tengan cabida y las mujeres puedan vivir sin violencia", añaden. "Por todo ello, reclamamos que las personas que ostentan la representación de este organismo, tengan la sensibilidad y trayectoria necesaria para la responsabilidad que desempeñan", concluyen los trabajadores. Tey no acudió ayer a su despacho.

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Eduardo Zaplana, volvió a salir en defensa de Tey, quien ha ordenado retirar el volumen de las librerías. En Cartagena (Murcia), Zaplana dijo que ella "está comprometida inequívocamente con los derechos de la mujer, tiene un historial de defensa de los derechos de la mujer y es de las pocas personas que se han comprometido con esos derechos", informa Efe.

También la ministra de Educación, Pilar del Castillo, pidió que no se mezclara la edición del libro y el trabajo institucional de Tey. Por su parte, la esposa del presidente del Gobierno y aspirante a concejal de Madrid, Ana Botella, deploró que se escriba un libro que "va contra la dignidad de la mujer y creo que también contra la del niño" y eludió pronunciarse sobre las responsabilidades que puedan exigirse por la publicación de la obra, informa Efe.

El PSOE, pidió ayer la comparecencia urgente en el Congreso del ministro Zaplana para que explique la posición del Gobierno respecto a la publicación en la editorial de Tey de un libro "que constituye una apología de la violación y de la violencia contra las mujeres y supone un atentado a la dignidad y los derechos fundamentales que recoge nuestra Constitución", según la diputada Micaela Navarro. Añadió que "es lamentable que responsables de la Administración Pública y el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que tienen la obligación de velar por la garantía de la igualdad y los derechos de las mujeres, sean precisamente quienes promueven actuaciones de estas características".

La Red de Organizaciones Feministas, que también pide el cese de Tey, anunció ayer que presentará acciones judiciales. "Si el libro sigue en las librerías, el miércoles presentaremos una querella contra el autor y la editorial y pediremos el secuestro judicial de la obra porque induce a la comisión de delitos y atenta contra el derecho a la dignidad y a la no discriminación de la mujer", manifestó María Durán. La segunda acción prevista es una demanda de protección de los derechos fundamentales dirigida contra el autor y la editorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de mayo de 2003