Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEBATE ENTRE LOS TRES CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA DE LA COMUNIDAD | ELECCIONES 25M | La batalla por Madrid

Aguirre promete dimitir si en 2005 hay aún listas de espera de un mes para ser operado en los hospitales

Un plató de Telemadrid sirvió ayer a los candidatos de PP, PSOE e IU a la Presidencia de la Comunidad para repetir ante las cámaras la mayoría de las promesas electorales que ya habían anunciado en la precampaña. Sólo hubo una revelación inesperada, pero la sorpresa fue considerable: Esperanza Aguirre, cabeza de lista del PP, aseguró que dimitirá si, tras dos años al frente del Gobierno regional, siguiera habiendo listas de espera de más de 30 días para operaciones quirúrgicas. El anuncio llegó a mitad del debate organizado por la televisión pública -el único que sostendrán los candidatos en esta campaña- y dejó descolocados por un momento al socialista Rafael Simancas y a Fausto Fernández, de IU.

Fernández: "Los hospitales que promete ahora el PP, antes negó que fueran necesarios"

Simancas: "No sólo hace falta crear empleo, sino también garantizar su calidad"

Aguirre: "El PP tiene la credibilidad de ocho años de gobierno regional"

Antes y después de eso, la conversación basculó entre una primera parte en la que Aguirre trató de rentabilizar los "éxitos" del actual presidente, Alberto Ruiz-Gallardón, en materia de empleo e infraestructuras, y una segunda en la que Simancas y Fernández atacaron a la popular por los "fracasos" de Ruiz-Gallardón en sanidad, seguridad ciudadana y vivienda.

Los aspirantes de PSOE e IU no se dirigieron el uno al otro en ningún momento, ni señalaron las diferencias entre sus programas, lo que Aguirre aprovechó para subrayar que el debate no era a tres bandas sino de "dos contra una" y explotar la ya habitual referencia de los populares a la "coalición PSOE-IU". "La única coalición es la del PP con [el presidente de EE UU, George W.] Bush", le replicó Simancas. Tras hora y media de debate -los candidatos miraron mucho más a la cámara de lo que se miraron entre sí-, los tres pidieron el voto a los madrileños. PSOE e IU, para hacer posible "el cambio"; el PP, "para que Madrid no se pare".

Los tres candidatos a la Presidencia de la Comunidad se esforzaron ayer por convencer a los ciudadanos de que sus promesas no durarán sólo lo que dura la campaña. Fausto Fernández, de IU, comenzó su intervención con estas palabras: "No queda tiempo para prometer nada más, con una precampaña tan larga se ha dicho ya casi de todo. Lo único que quiero recordarles a los ciudadanos es que los políticos somos gente de palabra".

Durante todo el debate, los candidatos sacaron a relucir su compartido afán de contacto con la ciudadanía y trataron de poner rostro humano a sus argumentos: "Un vecino mío tiene un hijo que ha encontrado trabajo. Pero me contaba que la hija sigue en paro...", explicó Aguirre. "Una mujer me envió una carta para decirme que le han hecho 17 contratos en un mes...", relató Simancas. También hicieron uso de gráficos sacados de debajo de los atriles, al más puro estilo Rato. Simancas y Fernández permanecieron serios casi todo el tiempo. Aguirre gesticuló más y no dejó de sonreír.

Lo que sigue es un resumen de las opiniones expresadas por los tres contendientes sobre algunas de las cuestiones fundamentales de la política regional.

- Empleo. En los últimos ocho años, el Gobierno del PP en la Comunidad "ha creado 642.000 puestos de trabajo" en lugar de los 425.000 que había prometido. Esa cifra, exhibida numerosas veces por el aún presidente, Alberto Ruiz-Gallardón, se la apropió Esperanza Aguirre para erigirse en heredera de una "extraordinaria gestión" y asegurar que el PP "tiene credibilidad" y va a seguir creando empleo.

Rafael Simancas y Fausto Fernández replicaron con datos muchos menos halagüeños: el de los nuevos contratos -"el 80% dura menos de tres meses", subrayó el candidato de IU- y el de la siniestralidad laboral: "Cada tres días muere un trabajador. Eso también es resultado de las políticas de empleo del PP. No sólo hay que crear empleo, sino garantizar que es de calidad, no precario", remató Simancas.

- Infraestructuras. La ampliación del metro realizada por el PP en estos ocho años tuvo también interpretaciones distintas: "Cuando Ruiz-Gallardón prometió 40 nuevos kilómetros de metro el PSOE e IU no le creyeron. Hizo 114 kilómetros", recordó Aguirre, que prometió acto seguido 60,2 kilómetros más. Simancas reconoció que los populares han "impulsado el metro", pero aseguró que han "dejado sin desarrollar otros sistemas como la red de cercanías [que no es competencia de la Comunidad] y la de carreteras". Después, aprovechó un despiste del moderador para ponerse a hablar del problema de la vivienda, un asunto en el que los datos no resultan tan favorables para el PP y que no había sido incluido en el guión del debate televisivo. Fernández pidió menos "obras de ingeniería espectacular" y más "planificación".

- Sanidad. Al llegar a este asunto, los candidatos del PSOE y de IU sacaron pecho. Ambos diagnosticaron un "fracaso total y rotundo" de la política del PP en materia sanitaria. "La Comunidad negoció mal [con el Gobierno central] el traspaso de competencias. Y la consecuencia es que Madrid es la Comunidad que menos presupuesto sanitario tiene por habitante", denunció Simancas. Fausto Fernández recordó que los siete hospitales que ahora promete Aguirre "los negó el PP en los últimos presupuestos, los de 2003". Pero la candidata no se arredró: lanzó su promesa de dimitir si, tras dos años con ella al frente del Gobierno, las listas de espera quirúrgicas (no para consulta) superan los 30 días. "Fíjense lo segura que estoy de que no vamos a escatimar medios en este asunto", dijo. Simancas ignoró el envido y recordó que "hay gente que se muere esperando una ambulancia".

- Seguridad. El tema estrella de la precampaña quedó relegado a los minutos finales, cuando ya casi no quedaba tiempo para convencer a los espectadores. Aguirre prometió 5.500 nuevos policías, Simancas subrayó que el PP ha "abandonado" la seguridad pública en beneficio de la privada y Fernández concluyó que no hacen falta más agentes sino "más organización".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2003