'Metal Hurlant', la revista que revolucionó los años setenta

Hace 30 años varios autores franceses, entre ellos Moebius, Druillet y Dionet, propusieron su propia revolución contra la ortodoxia de la narrativa dibujada. Se dieron a llamar Humanoïdes Associés. En 1975 crearon Metal Hurlant, una revista de historietas que amplió desde Europa todos los presupuestos conceptuales y estéticos que hasta entonces había tenido el cómic. La aventura duró hasta 1987, momento en el que el cómic parecía un medio en extinción o al menos se cuestionaba el concepto clásico de revista. Coincidiendo con un nuevo crecimiento de la creatividad y de las ventas de este soporte, acaba de iniciarse en España, Francia, Estados Unidos y el mercado de habla portuguesa una nueva etapa de esta revista. La iniciativa parte de las redacciones de Los Ángeles y París de la editorial Humanoïdes Associés.

El nuevo Metal Hurlant, de periodicidad bimestral, responde a una idea que ya planeaba en la cabecera inicial: ofrecer un tipo de cómic dirigido a un público internacional, aunque cada una de las versiones pueda modificar el contenido según su propia identidad. En el caso de la edición española, publicada por la editorial Devir, su contenido es casi en su totalidad el de la publicación francesa. La idea de globalización del mercado se ha tenido en cuenta a la hora de elegir para la revista el formato prestige, arraigado en Europa y muy extendido en Estados Unidos como superación del comic-book. Metal Hurlant también tuvo su etapa previa en España a principios de los años ochenta, publicada por Nueva Frontera. La crisis también la engulló.

Relatos completos

El guionista Carlos Portela, que participa junto con el dibujante Das Pastoras en una de las historietas de Metal Hurlant, destaca la propuesta de ofrecer relatos completos en cada entrega. "Uno de los factores que influyeron en la crisis de las revistas de cómics de los años ochenta fue que la lectura de una determinada obra se eternizaba". Una de las características de Metal Hurlant es que el material que se publica sólo estará disponible en esa revista. "Muchos de los lectores dejaron de comprar revistas porque preferían esperar a la publicación del álbum", explicó Portela en la presentación.

Para Portela, el planteamiento de abrirse más allá de la fantasía y la ciencia-ficción es una respuesta a los tiempos actuales, en los que el lector de cómic ha ampliado sus miras y es mucho más ecléctico.

De la edición española se han lanzado tres números -el cuarto está a punto de salir al mercado-, con un contenido que entrecruza diversas generaciones de autores y de géneros, como el humor absurdo de Boucq, las apocalípticas historias de Jodorowsky y las viñetas autobiográficas del suizo Pierre Waren.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de mayo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Sudoku difícil

Mejora día a día tu nivel con nuestros cinco niveles de dificultad

Lo más visto en...

Top 50