Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN IRAK | El pronunciamiento del Gobierno

Aznar: "Un mundo mejor, un tirano menos"

El presidente del Gobierno responsabiliza a Sadam Husein de todo lo ocurrido en Irak

El presidente del Gobierno, José María Aznar, proclamó en la tarde de ayer su convencimiento de que vencidas las últimas resistencias iraquíes en Bagdad, ahora comienza un mundo mejor tras el desmoronamiento del régimen dictatorial de Sadam Husein. En una conferencia de prensa conjunta con el presidente argentino, Eduardo Duhalde, Aznar declaró: "Hoy el mundo es mejor con un tirano menos". El presidente español eludió cualquier responsabilidad en lo ocurrido durante estas últimas semanas de guerra en Irak y culpó de todo lo sucedido a Sadam Husein.

José María Aznar ofreció ayer en el Palacio de la Moncloa su primer pronunciamiento sobre el inminente fin de la guerra de Irak al hilo de su comparecencia conjunta con el presidente argentino.

Aznar pidió a todos los españoles "mirar al futuro" y justificó así su apoyo a las fuerzas estadounidenses y británicas: "Hemos cumplido con las obligaciones de la política de seguridad que tenía España. Hemos actuado como un país maduro, serio y responsable. Hemos estado con los que nos ayudan en la lucha contra el terrorismo".

El presidente evitó pronunciar la palabra victoria, pese a su alineamiento con los aliados triunfadores. En su comparecencia ante los periodistas, hizo gala de una actitud prudente. "No he pronunciado la palabra victoria. Me he limitado a cumplir con mis obligaciones: garantizar la seguridad de España y eliminar las amenazas de España y del mundo. Hoy, el mundo es mejor con un tirano menos".

También fijó el presidente del Gobierno las tareas inmediatas tras la inminente victoria de los aliados. En primer lugar recordó que la "ayuda humanitaria" de España llegó ayer, en referencia al buque hospital Galicia.

Aznar apuntó como elementos claves del futuro la estabilización de la administración iraquí en la que los iraquíes decidan su destino lo más pronto posible. El jefe del Ejecutivo reivindicó también el papel clave que tiene que desempeñar la ONU en todo este proceso.

Paz en Oriente Próximo

Asimismo, el presidente recordó la oportunidad que se abría para la puesta en marcha de una reactivación en el proceso de paz en Oriente Próximo con el reconocimiento por Israel de un Estado palestino viable.

Aznar no respondió a la pregunta sobre si conocía, a través de la conversación telefónica que ayer mantuvo con George W. Bush, el paradero de Sadam Husein. Lo que sí dijo es que se estaba produciendo el desmoronamiento del régimen iraquí.

También trató el presidente de ser prudente al insistir en que todavía puede haber en Bagdad "focos de resistencia", aunque no organizados, que "pueden crear graves problemas de seguridad". "Pero no existe ya un enfrentamiento a gran escala", explicó.

El presidente recordó que Sadam Husein ha tratado de repetir lo que Hitler hizo en Berlín en 1945, al final de la guerra: "Encerrar a su pueblo en la capital".

Aznar eludió cualquier responsabilidad sobre lo sucedido en Irak: "El único responsable de la situación ha sido Sadam Husein".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de abril de 2003