GUERRA EN IRAK | El debate en el Congreso

CiU enfurece al PP al hacerle responsable de las víctimas de Irak por su apoyo a Bush

Ignasi Guardans: "El grupo mayoritario de la Cámara vota a favor de la guerra, de la muerte"

El PSOE acusa a Aznar de vetar una solución pacífica tras reunirse en Azores con Bush y Blair

Más información

A CiU no le gustaba nada, pero nada, una buena parte de la moción socialista que se votó ayer tarde, aunque le prestó pleno asentimiento. Guardans subió a la tribuna para fijar posiciones y lanzar el ataque más duro al PP desde que comenzaron los debates sobre la guerra. El diputado de CiU provocó una escandalera en los escaños populares al hacerles responsables de los horrores de la guerra. Según el portavoz nacionalista catalán, los votos populares contra las mociones de la oposición que piden la retirada de España como aliada del conflicto suponen, en definitiva, un apoyo a todo lo que está ocurriendo: "El grupo mayoritario de la Cámara [es decir, el Popular] votó a favor de la guerra, de la muerte", dijo.

A partir de ahí, los diputados del PP empezaron a revolverse en sus escaños y se organizó la marimorena. Pero Guardans no se arredró, les dijo que su aplauso tras la votación secreta contra una moción de rechazo a la guerra, era impúdica. Guardans habló de "voto impudoroso". Y aún soliviantó más los ánimos de los populares al recriminarles que puedan sentirse como "vírgenes ofendidas" cuando "se les insulte o se les critique". Guardans rectificó de inmediato y retiró lo del insulto aunque no lo de la crítica.

Gustavo de Arístegui, portavoz del PP, exhibió en la tribuna su habitual tono moderado pero, con gran firmeza, deploró y rechazó que Guardans hubiera puesto en cuestión la "dignidad" del Grupo Popular. Quiso devolverle el ataque argumentando que atribuirles responsabilidad en las atrocidades de la guerra, sería tanto como si el PP considerase a la oposición alineada con Sadam Husein. Algo, dijo, que él no estaba dispuesto a hacer aunque olvidó que el presidente del Gobierno, José María Aznar, ha deslizado algo más que insinuaciones en ese sentido en debates anteriores.

La presión de la opinión pública, nacional e internacional, empieza a hacer mella en el PP y ayer Arístegui introdujo una novedad: trató de desmarcarse con mucha claridad de las posturas que sostienen los halcones del Gobierno de Bush y del Pentágono.

"No puede ser una guerra colonial", dijo en alusión directa a quienes desde Estados Unidos propugnan una Administración norteamericana tras el conflicto. "No a la privatización de la solidaridad", prosiguió Aristegui, para rechazar las posturas estadounidenses que quieren excluir a la ONU, a la UE y a cualquier organización internacional a la hora de distribuir ayudas. Sobre todo aseguró que no pueden ser "personas extremistas de EE UU" las que se apropien del diseño geoestratégico que propugnan los sectores más moderados, dentro y fuera de aquel país.

Solidaridad y conciencia

El otro protagonista de la noche en el Congreso fue el diputado popular Jesús López Medel. El lunes publicó en El Diario Montañés una tribuna en la que clamaba por la paz y mostraba su repugnancia por la guerra.

Felipe Alcaraz (IU) le agradeció que "haya dado un simple grito de conciencia" y le dijo que "le honra expresarlo delante de su partido y de la sociedad española". Naturalmente Alcaraz contraponía esa postura a la del resto del Grupo Popular. Cuando acabó su intervención, López Medel pidió la palabra por alusiones y desde su escaño aseguró que quería mostrar "la absoluta identidad y la absoluta solidaridad" con todos los diputados del PP. Además, dejó dicho para el Diario de Sesiones que "los 183 diputados" de su grupo parlamentario tienen tanta conciencia como él mismo y rechazan, igualmente, el conflicto.

Ya por la mañana, Luis de Grandes, portavoz del Grupo Popular, había calificado a López Medel de "diputado ejemplar" y había negado que su declaración contra la guerra supusiera ningún gesto de disidencia.

Al principio del debate, Guillerme Vázquez (BNG) defendió una moción, en nombre del Grupo Mixto, en la que pedía la retirada de las tropas españolas, moción que también fue votada por toda la oposición y cosechó idéntica derrota que la del PSOE.

Rafael Estrella, que intervino anoche en nombre de los socialistas, acusó a Aznar de que en la reunión de las Azores con Bush y Tony Blair, "se vetó la solución pacífica al conflicto y se usurpó la responsabilidad del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas".

El diputado de CiU Ignasi Guardans habla con Jesús Caldera (de espaldas), durante el pleno.
El diputado de CiU Ignasi Guardans habla con Jesús Caldera (de espaldas), durante el pleno.RICARDO GUTIÉRREZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50