GUERRA EN IRAK | Cumbre de aliados

"Todo el tiempo que haga falta"

Bush afirma que la guerra contra Irak no es cuestión de calendario y decide enviar otros 100.000 soldados

"Todo el tiempo que haga falta para vencer. No es una cuestión de calendario, es una cuestión de victoria". George W. Bush fue tajante al indicar que no le importaría que la guerra en Irak se prolongara durante meses y que lo único importante era acabar con Sadam Husein y su presunto arsenal de armas prohibidas. El presidente de Estados Unidos y su aliado británico, el primer ministro Tony Blair, concluyeron ayer una cumbre bélica en Camp David, no lejos de Washington, en la que constataron las dificultades a las que se está enfrentando la invasión. El Pentágono confirmó esas dificultades horas después, con el anuncio de que otros 100.000 soldados serían enviados al campo de batalla en las próximas cuatro semanas.

La reconciliación de Bush con la mayoría de los Gobiernos del mundo se adivina más lejana y difícil que nunca
Blair aseguró que la alianza entre Londres y Washington nunca fue tan sólida como ahora
Más información
Dimite el 'halcón' Richard Perle, jefe de los asesores del Pentágono
La guerra podría durar meses
Los aliados se adaptan a los contratiempos
EE UU concede la nacionalidad a un soldado guatemalteco muerto en Irak
Miles de personas protestan contra la guerra en el mundo
Víctimas civiles y crímenes de guerra
Las televisiones de información continua disparan su audiencia
Irak sólo tiene comida para un mes
Bagdad exporta todavía unos 300.000 barriles de petróleo diarios a través del puerto turco de Ceyhan
Jordania entierra a su primera víctima del conflicto bélico

Blair, como en otras ocasiones, aportó sensatez a la comparecencia del dúo ante la prensa. "Hay muchos de nuestro lado, pero también hay muchos que se oponen a nosotros", admitió. El primer ministro británico indicó que tras la guerra habría que discutir con aliados tradicionales como Francia y Alemania las causas de la fractura entre Estados Unidos y parte de Europa, para cerrar la herida, pero expresó su convicción de estar haciendo "lo correcto". "No tengo ninguna duda de que nuestra causa es justa", afirmó.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
George W. Bush y Tony Blair, antes de la conferencia de prensa, ayer en Camp David.
George W. Bush y Tony Blair, antes de la conferencia de prensa, ayer en Camp David.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS