El IVAM premia las trayectorias escultóricas de Kapoor y Chillida

Anish Kapoor (Bombay, 1954) y Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924-2002), a título póstumo, recibieron ayer el Premio Internacional Julio González, concedido por la Generalitat Valenciana a propuesta del IVAM. El galardón tiene por objeto destacar la trayectoria artística de creadores de proyección internacional y consiste en la entrega de una pieza limitada de Mujer con ánfora II, realizada por el escultor catalán y perteneciente a los fondos del Instituto Valenciano de Arte Moderno, que posee la colección museográfica más importante de Julio González. En representación de Chillida, su viuda, Pilar Belzunce, recibió de manos del presidente de la Generalitat, José Luis Olivas, la escultura fundida en bronce a partir de un modelo recortado y trabajado a mano.

El director del IVAM, Kosme de Barañano, calificó a Kapoor "como uno de los representantes más significativos de la escultura británica actual", y a Chillida, como "uno de los grandes de la escultura de la segunda mitad del siglo XX", que, "al igual que Julio González, revolucionó la forja del hierro y quiso dotar de nuevo significado y horizontes a la escultura".

Kapoor mostró su satisfacción por el reconocimiento a su "trabajo" y por formar parte de los premiados (Georg Baselitz y Cy Twombly, en las ediciones anteriores) con una escultura de quien fue "una referencia que irrumpió y rompió en la modernidad", si bien su obra parte de perspectivas e influencias diferentes. Preguntado sobre el futuro de la escultura y su convivencia con otras disciplinas artísticas, el escultor dijo pertenecer a una generación que "hace objetos", al tiempo que resaltó la necesidad de "pensar todas las posibilidades del arte". En este sentido, tildó la actual "época de pluralidad" como "problemática, pero muy interesante". Y sobre el omnipresente tema de la guerra en Irak, el artista de origen indio manifestó que es una "imposición de las ideas del primer mundo sobre las del Tercer Mundo".

"La guerra toca a todo el mundo de manera tremenda y especialmente a los artistas por su sensibilidad", intervino una emocionada Pilar Belzunce. La viuda de Chillida recordó que el artista no dejó de ser escultor en ningún momento de su vida y lamentó que el escultor no pudiera recoger el premio, "y más viniendo del IVAM y con el nombre de Julio González, al que admiraba mucho".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de marzo de 2003.

Se adhiere a los criterios de