Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RUTA DEL VINO

Del cultivo a la crianza

La Emperatriz, en Baños de Rioja, recupera una finca de María Eugenia de Montijo famosa por sus coñacs

Bodegas La Emperatriz es un ejemplo excelente del salto que están dando muchos agricultores, que a lo sumo elaboraban vino de año, a la fundación de bodegas con sala de crianza y afán por elaborar vinos de referencia. Así hay que entender el traslado dado por la familia Hernaiz desde su Cenicero natal hasta Baños de Rioja, en los confines de la Rioja Alta, para instalar su bodega en una finca que fue de Eugenia de Montijo.

Es evidente que en este viaje hacia el sur ha tenido algo que ver la vinculación especial de este hermoso viñedo de 102 hectáreas con la que era condesa de Teba y Baños cuando accedió al título de emperatriz al casarse con Napoleón III. Cualquiera no puede presumir de cuidar un viñedo que en su día sirvió para elaborar el coñac que bebía la corte del Imperio francés.

MÁS INFORMACIÓN

Es una hermosa propiedad, que se pierde en el horizonte cuando se contempla desde la planta superior de la bodega recién construida en uno de sus extremos. Está expuesta a los vientos de las sierras de Cantabria y La Demanda, pero raras veces ha conocido el rigor de las heladas. Su ubicación casi en le límite de la Denominación de Origen da qué pensar sobre la idoneidad del lugar para el cultivo de la viña, pero la respuesta es irrebatible. Eduardo Hernaiz echa mano de la documentación que ha recopilado la familia desde la adquisición de la hacienda y muestra los diplomas que recibieron los destilados procedentes de este viñedo. Por ejemplo, la medalla de plata de la Exposición Universal de 1878.

La dinastía de Napoleón no corrió muy buena suerte y la finca languideció como tantas otras posesiones de los emperadores. Pero los Hernaiz han querido conservar la referencia de quien la hizo célebre.

Lo cierto es que apenas se han podido catar los vinos de La Emperatriz, que llevan el nombre de Viña Acedo. Ha salido a la venta el crianza de 1999 y el reserva correspondiente reposará todavía durante este año en el botellero, como mandan los cánones. Destacan las salas que albergan los depósitos de acero inoxidable, y las barricas de roble americano.

El propósito de esta bodega familiar es similar al de tantos agricultores-cosecheros que se han lanzado al mundo de la elaboración de crianzas. Las grandes firmas que hasta ahora adquirían la uva sin apenas requisitos de calidad han comenzado a pedir unos mínimos (máximos) a los agricultores. Se acabó el todo vale. Ya no interesa la producción sino la bondad de la uva. Y, por otra parte, los estudios de Enología e Ingeniería Agrónoma son accesibles, así como la contratación de sus titulados. En resumen, que no es mala idea la de que el agricultor con hectáreas y posibilidades concluya el ciclo y elabore sus propios caldos.

Queda la comercialización y la dificultad de hacerse con un nombre en un mercado cada vez más competitivo. En esta aventura se han metido los Hernaiz. De momento, tienen el atractivo de la finca y las referencias de los diplomas de una emperatriz del siglo XIX.

Visitas: previa llamada al 941 300105.

Viñedo: 102 hectáreas de tempranillo, con parcelas de graciano, mazuelo y garnacha. Vende vino en bodega.

Dirección: Carretera de Santo Domingo a Haro, KM. 31.500. Baños de Rioja (La Rioja).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de marzo de 2003