Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RESPUESTA AL CRIMEN DE ETA

Interior cree que ETA ha rehecho su aparato militar y tiene un nuevo 'comando Donosti'

Los servicios antiterroristas afirman que la banda eligió un "objetivo fácil" y "de gran eco político"

Los servicios antiterroristas han sacado una inquietante conclusión del asesinato de Joseba Pagazaurtundua. Más allá de la constatación de que ETA ha logrado su primera víctima mortal "buscada" desde el pasado septiembre y más allá de la comprobación de que ha reconstituido el comando Donosti, el atentado evidencia que la banda ha rehecho su magullado aparato militar tras las sucesivas desarticulaciones de septiembre y diciembre. Ainhoa García Montero sería la nueva jefa de los comandos, apoyada posiblemente por Ibon Fernández Iradi, fugado de un calabozo de Bayona (Francia).

El asesinato, según responsables de la lucha antiterrorista, tiene tres niveles de interpretación policial. El primero es que el terrorista formaba parte de un talde (grupo) de legales (no fichados), ya que actuó casi a cara descubierta e intentó no dejar huellas en el bar Daytona. Aguardó en la calle la llegada de su víctima, sólo se embozó con unas gafas y una gorra, mantuvo un breve diálogo con el camarero para pedir la consumición, pero luego no la tocó, presumiblemente para evitar dejar rastros.

El asesino y quien le esperaba en la puerta tenían información precisa del terreno que pisaban y de las posibles rutas de escape, ya que ETA no sólo dispone de una red de informadores en Andoain, sino que ya había atentado antes prácticamente en el mismo sitio: el 7 de mayo de 2000, mató al columnista y miembro del Foro Ermua José Luis López de Lacalle.

El atentado demuestra, además, que ETA ha reconstituido el comando Donosti para cometer el primer asesinato en la provincia desde el 21 marzo de 2002, día en que fue abatido a tiros el único concejal socialista de Orio, Juan Priede. El Donosti sufrió dos golpes consecutivos el año pasado. "En esas operaciones lograron huir a Francia cuatro de sus integrantes y cualquiera de ellos ha podido regresar para recomponer el complejo Donosti, uno de los baluartes tradicionales de la banda", según fuentes policiales.

El segundo nivel de análisis, según las citadas fuentes, está en el perfil del asesinado. Los terroristas eligieron "una víctima fácil", según fuentes de Interior. "Han ido a lo fácil, porque Pagazaurtundua, a pesar de saberse amenazado y de carecer de escolta, tenía costumbres fijas, apenas las variaba, quizá confiado en su experiencia como policía y en que llevaba un arma", explican. Y, además, el crimen, añaden, "era un objetivo muy político".

Los expertos en la lucha antiterrorista explican que la banda ha atentado al día siguiente de que el Gobierno aprobara el proyecto de ley para subir a 40 años la pena máxima para los etarras. "Parece que quieren decir que les da exactamente igual todo, que piensan seguir como están", alegan las citadas fuentes. Pero el asesinato también tiene un mensaje intimidatorio de cara a las próximas elecciones municipales de mayo, ya que ahora mismo se está en plena elaboración de candidaturas.

Un hombre valiente

"Pagazaurtundua era un hombre valiente, al que recurrían en ocasiones los amenazados, un hombre del partido socialista con mucha significación en la zona y que iba armado, y, sin embargo, lo han matado. Es un crimen especialmente intimidatorio", asegura un mando de la lucha antiterrorista. Y tiene un mensaje interno: el de que, a pesar de que ha fracasado la primera fase de la campaña contra el turismo, que iba a ejecutarse en enero, la banda "no está tan débil como quieren hacer creer". "Tienen dinero y gente para reclutar e incluso están rechazando a candidatos que no consideran seguros, debido al miedo atroz que tienen a que se les cuele un topo", aseguran los mandos antiETA.

La tercera conclusión es que el aparato militar de ETA se ha recompuesto después de ser descabezado el 16 de septiembre último (con la detención de Juan Antonio Olarra Guridi y Ainhoa Mujika Goñi en Talence, Francia) y el 19 de diciembre (cuando cayeron Bertzane Obanos y Ibon Fernández Iradi, Susper, quien luego huyó de la comisaría de Bayona).

"Los comandos no suelen actuar sin recibir instrucciones y si han cometido este asesinato es porque han recibido órdenes", explican las fuentes consultadas. "Por tanto, ya tienen quién dé las órdenes, han recompuesto los canales de comunicación con los comandos y han tenido citas", agregan.

La jefatura militar de ETA estaría ocupada ahora por Ainhoa García Montero, Laia, que ingresó en la banda en mayo de 2000 para incorporarse al comando Buruntza, el que fuera el núcleo duro, precisamente, del llamado complejo Donosti. Los investigadores sospechan que el huido Susper se habría reincorporado a la dirección militar, debido a la confianza que Laia tiene en él desde que fueron compañeros en el Buruntza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de febrero de 2003