Tribuna:ACOSO A LA ACADEMIA DEL CINE ESPAÑOLTribuna
i

La rubia cabeza

Por supuesto, me solidarizo con la presidenta Marisa Paredes, en absoluto responsable de un delito que no se cometió. La presidenta y el resto de los premiados y presentadores se hicieron eco de una realidad que está en la calle, e hicieron uso de un derecho esencial: la libertad de expresión.

Acepto, sin embargo, la cabeza del señor Campoy, presidente de la FAPAE. Cuando anteayer se anticipó a intentar calmar al Gobierno ofreciendo la rubia cabeza de Marisa no lo estaba haciendo en nombre de los productores, de cuya asociación es presidente, sino a título personal. En esa petición (la cabeza de Marisa) sólo se representaba a sí mismo y a su propio miedo.

Como espectáculo televisivo, la gala del sábado puede ser evaluada de distintos modos, pero lo que es incontestable es la crítica a la política del Gobierno en lo referente a la guerra contra Irak. Los cómicos queremos la paz y se utilizó el medio más idóneo, la primera cadena de televisión, es decir, la televisión de todos.

Más información

En vez de poner el grito en el cielo, el Gobierno debería prestarle oído a sus ciudadanos, que, cada vez en mayor cantidad y de modo inequívoco, se manifiestan en contra de su apoyo a Bush en este maldito asunto.

La rubia cabeza de Marisa debe permanecer donde está, presidiendo una Academia que más que nunca, en lo social y en lo político, ha expresado la preocupación de la mayoría de los españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de febrero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50