Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ONG que abogan por el acceso universal a los medicamentos básicos valoran el "precedente"

El plan anunciado ayer por Pharmacia suscitó interés entre las principales ONG comprometidas con la campaña mundial por el acceso a medicamentos básicos. También la Organización Mundial de la Salud (OMS) saludó la noticia: "Licencias voluntarias así pueden aumentar la competencia, reducir precios y propiciar el acceso de los pobres a las medicinas".

"La decisión marca un precedente, porque por vez primera un laboratorio ofrece a una organización sin ánimo de lucro los derechos para distribuir un antirretroviral en gran número de países en desarrollo", dice Nora Uranga, de la campaña de Médicos Sin Fronteras (MSF). "Y todos ganan. Se protege el interés económico de los laboratorios, y se hace un esfuerzo para que los fabricantes de genéricos puedan producir a precios baratos. Además, se especifica que los genéricos deben tener tamaño y color que los identifique como destinados a esos países, para que no puedan comercializarse de nuevo en el mundo desarrollado".

La única duda, para MSF, es por qué la delavirdina. "No entra en los antirretrovirales recomendados por la OMS el año pasado, porque debe ser administrado tres veces al día y eso, para la población que lo va a consumir, no es la posología más sencilla. En suma, hacemos un llamamiento para que otros laboratorios sigan el ejemplo. Si no lo hacen voluntariamente, la OMS y la OMC necesitan apoyar un mecanismo regulatorio internacional".

"Bienvenido el anuncio. Sólo es un paso, pero es un paso", dice desde Porto Alegre Michael Bailey, responsable de la campaña de Oxfam (en España, Intermón Oxfam). "Lo deseable sería que influyese en las negociaciones en la OMC, pero las ONG no somos optimistas, porque son los países desarrollados los que hasta hoy han bloqueado el acceso de los países en desarrollo a los medicamentos, igual que han bloqueado todo su progreso en el sector textil o en la agricultura. Las empresas tendrían que ofrecer mucho más si de verdad quieren cambiar las cosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de enero de 2003