La Comisión Europea fija las pérdidas por la piratería en 4.500 millones de euros al año

La Comisión Europea considera que la piratería y la falsificación se han convertido en un fenómeno de proporciones industriales. "Sólo la piratería de discos compactos (CD) causa a la industria unas pérdidas anuales en Europa de 4.500 millones de euros", aseguró ayer el director general de Mercado Interior de la Comisión Europea, Robert Verrue, en la presentación del nuevo reglamento comunitario para reforzar el control de las aduanas en la lucha contra este fenómeno.

Bruselas prepara también una propuesta de directiva para luchar contra los atentados a la propiedad intelectual. Entre 1998 y 2001, el número de productos incautados en las aduanas se ha multiplicado por nueve y sólo entre 2001 y 2002, a la espera de los datos definitivos, Verrue cree que el fenómeno se ha duplicado. "Hay una gama más amplia de productos que se piratean", dice Verrue, "pero el fenómeno responde también a la facilidad con la que técnicamente se pueden hacer copias".

Casi la mitad de los productos interceptados en las aduanas europeas son CD, DVD y cintas de audio piratas, según los datos que maneja la Comisión, que ha detectado que la piratería en este sector se multiplica por más de tres de un año a otro.

Según los datos de Bruselas, la piratería intelectual destruye en la UE 100.000 empleos al año y España es uno de los países más afectados por este fenómeno. La Business Software Allianza calcula que la tasa de piratería en España es del 49%, la segunda más alta de Europa occidental, y otras fuentes señalan que en la Red circulan cada día entre 300.000 y 500.000 copias de películas.

El nuevo reglamento, que modifica el ya existente, debe ser aprobado por el Parlamento Europeo y por el Consejo de Ministros de la UE, lo que puede llevar seis meses. "Es importante que esté en vigor antes de la ampliación de la UE", explicó Verrue, "porque la frontera hacia el Este se va a desplazar y es una frontera amplia en la que es necesario aplicar un mayor control, dado que una gran parte de los productos pirata proceden del Este".

El nuevo texto prevé que los inspectores de aduana puedan actuar de oficio sin necesidad de esperar a una demanda de intervención y contempla la supresión de las tarifas y las garantías a fin de permitir a las pequeñas y medianas empresas, las más perjudicadas por este asunto, acceder sin pagar cuotas al uso del reglamento, pues habitualmente la petición de bloquear una mercancía genera cuantiosos gastos y un gran perjuicio para las firmas importadoras.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS