Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres moviliza su mayor flota en 20 años

El buque insignia de la Marina Real británica partió ayer hacia el golfo Pérsico en avanzadilla del mayor despliegue naval que Londres pone en marcha desde la guerra de las Malvinas, en 1982. Con el puerto de Porstmouth, al sur de Gran Bretaña, abarrotado de gente y bajo un sol radiante, el portaaviones Ark Royal zarpó a mediodía hacia el Mediterráneo, punto de encuentro de una flota que para el mes de marzo sumará 17 navíos con 5.000 marinos y 3.000 infantes de marina.

Planificada en un principio como un clásico ejercicio de maniobras navales, la operación ha sido reforzada para cubrir la eventualidad de una acción militar contra Sadam Husein. El Ark Royal ha sido habilitado para transportar helicópteros, y dos batallones de élite de la Marina participan en la misión. La edad media de la tripulación ronda los 24 años, pero muchos marinos aún no habrán cumplido los veinte en lo que podría ser su primer enfrentamiento bélico a los pocos meses de concluir las pruebas de alistamiento en la Marina.

Mientras, el Gobierno de Londres reitera que se debe dar "tiempo y espacio" a Naciones Unidas para resolver el contencioso con Irak. Para afianzar el mensaje, se espera que el primer ministro, Tony Blair, viaje a finales de mes a Washington, donde mantendrá una ronda de conversaciones con el presidente George W. Bush y el jefe de los inspectores de la ONU, Hans Blix. Ayer, Blair recibió en su residencia oficial al canciller alemán, Gerhard Schröder, uno de los líderes mundiales más reticentes a reanudar las hostilidades en el Golfo.

Al tiempo que el buque insignia largaba velas hacia alta mar, cientos de activistas se reunieron en Londres en protesta por la posible reanudación de la guerra. Entre los ponentes se encontraba el diputado laborista George Galloway, que advirtió de una potencial rebelión de sus colegas si la campaña bélica comienza antes de agotarse la vía diplomática. "Cientos de diputados se opondrán a la acción militar en Irak sin el aval de la ONU", dijo en declaraciones a la agencia Reuters.

Además de la flota naval, el Gobierno del Reino Unido tiene previsto enviar a la zona del Golfo la mayor parte de su principal fuerza terrestre, la Primera División Acorazada, con base en Alemania.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de enero de 2003