Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¡A Belén pastores (y pastoras)!

El belén que este año quiero proponerles podría presentarse bajo los auspicios de Porcelanosa, por lo mosaico, aunque se debería menos a Isabel Preisler que a un Ibarretxe empeñado en ser el nuevo Moisés que nos pastoree a la Tierra Prometida. Claro que también puede situarse bajo el patrocinio de alguna compañía de seguros tipo la Confianza, porque se la hemos dado a nuestro Moisés para que no nos manipule después de haber respondido a su llamada para desfilar contra ETA en Bilbao. Ahora que si nos fijamos en la masa del desfile y la contundencia del grito quien va a tener que buscarse espónsor es ETA, una ETA cada vez más envilecida, débil y lunática a la que queremos ver cuanto antes fuera del belén de la misma manera que deseamos ver fuera del pesebre a todos sus acólitos, mamporreros y correveidiles.

Despejado el panorama e instalada la base del nacimiento empezaremos por el portal que será VPO para que Madrazo pueda seguir disfrutando de coche oficial, VISA platino y un protocolo que saborea indisimuladamente como un pachá, ¡hay que ver cómo retuerce las convicciones que tuvo para continuar manteniendo un tren de vida que le hace sentirse el potentado que de otra forma nunca hubiera podido ser! Una vez instalado el portal, le pondremos de suelo un quítame allá esas pajas propio de ese Jonan Fernández que nunca encuentra motivos para echar la persiana de un invento que funciona menos que los del TBO y que le permite desfilar el mismo día en contra de ETA y a favor de los presos de ETA.

Comparado con eso, el Misterio parece cosa de niños. Pero armémoslo. En el fondo de la covachuela madraziana habría un buey Egibar -todo pesadez, elementalidad y aliento en lugar del discurso- acompañado de una mula Francis, que, como habla, podría mantenerle el palique soberanista, un palique cuya principal característica es la rumiante. De Niño Jesús, y sin que sirva de precedente, habrá que colocar a nuestro alcalde Odón, porque tiene cabeza de recién nacido, y no digo más. Flanqueándole, habría un san José Begoña Errasti, porque quiere ser la carpintera de la independencia y no tolera que nadie se le suba a las barbas, con una Virgen Arzalluz ya que quiere dar a luz un nuevo mundo sin intromisión de varón, o, como quien dice, in vitro, por lo fuera de las condiciones reales en que plantea el experimento.

De estrella de Oriente estará Ibarretxe con su refulgente Plan que desearía traer mucha cola. Lo malo que en el cielo hay otra estrella que se lo disputa, la del Euskobarómetro que señala un camino bien distinto puesto que afirma que hay un 60% de vascos que no entiende un maldito Plan respaldado encima más por los votantes de Batasuna que por los del PNV y EA. De ahí que Ibarretxe tenga que multiplicarse y ser también el ángel que anuncia a los pastores, a los pastores de Idaho y de la Pampa, la Buena Nueva. También se la anuncia a una alfarera entregada a sus pucheros y que no es otra que la vice antivice Idoia Zenarruzabeitia y que está hecha últimamente una llorona.

Y es que el belén está hecho un presupuesto, quiero decir que el presupuesto está hecho un belén, por eso murmuran y cantan euskovillancicos y olentzeros varios gañanes que llevan asimismo capones para repartir entre quienes se han puesto de acuerdo para tumbárselo aunque sea contra natura, ¡como si fuera suya la culpa de gobernar en minoría! En el castillo de Herodes se puede ver a Pilatos Azkarraga lavándose las manos, su gran especialidad, aunque parezca un anacronismo, digo lo de que Pilatos esté invitado al pesebre, pero quien más destaca en las almenas es Anjeles Iztueta ocupándose de los niños.

La charca de los patos está llena de chapapote sobre el que se afanan a modo de voluntarios Caldera y Rajoy. De Reyes Magos van Arenas con incienso y Cascos que aprovecha el galipot para pasar por Baltasar mientras hace de Melchor, por lo del oro en el pico, un Fraga que lo caza y lo revuelve todo. De caganet, con perdón no puede estar sino el Presidente del Gobierno a fuerza del Prestige. Zapatero sólo puede figurar, en cambio, de harina por más que quisiera ser el hombre de Colón que lo blanqueara todo, oh, blanca Navidad...

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS