Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las secuelas políticas del naufragio | CATÁSTROFE ECOLÓGICA

Matas alterna el trabajo de ministro con su campaña en Baleares

El ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, sigue alternando, en plena crisis del Prestige, su trabajo de ministro con actos electorales del PP en su demarcación, Baleares. El viernes viajó desde Madrid hasta Menorca para dar un mitin con candidatos locales y, en la noche del sábado, presidió un acto con números uno de Mallorca, tras haber estado por unas horas en Cantabria, en una reunión sobre los efectos de los vertidos del Prestige. En su discurso ante 1.400 afiliados de Mallorca, el ministro de Medio Ambiente lanzó un mensaje de solidaridad indeterminado "a los que sufren la desgracia, a todo este pueblo", y, directamente, dirigió "un especial saludo" a todos sus "compañeros de Galicia del PP". El partido anuló una actuación musical y una parodia festiva previstas en la sala de espectáculos del Casino de Mallorca.

Ayer, en Madrid, Matas y el ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, firmaron un acuerdo con una veintena de ONG de protección del medio ambiente para coordinar las tareas de voluntariado que se llevan a cabo en Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco.

En Baleares, Matas esquivó referirse a la catástrofe ecológica y rechazó responder las preguntas formuladas sobre su gestión en el caso. Tampoco comentó su eventual candidatura balear y la reapertura del caso Formentera, en el que se investiga un supuesto delito electoral y de malversación. Uno de los diputados baleares imputados en este sumario, Antoni Pastor, fue presentado como candidato a la alcaldía de Manacor. Dos oradores citaron a todos los aludidos en el sumario (Matas, la diputada Rosa Estarás, Pastor y el ex coordinador del PP José Juan Cardona) y les animaron: "No pasará nada en absoluto".

Matas ha protagonizado en el último mes, en plena crisis del Prestige, al menos tres mítines en Baleares y ha convocado más de una decena de actos del ministerio: colocación de primeras piedras de proyectos, firmas de cesiones, visitas reiteradas a obras en marcha e inauguraciones. Ha visitado Mallorca, Ibiza y Menorca y uno de los fines de semana lo pasó en el Parque Nacional de Doñana.

La reconquista del poder

El ministro cuida con gran intensidad su territorio político del archipiélago, donde dirige la reconquista del poder, perdido en 1999 a manos de pactos de izquierda y nacionalistas. El responsable de Medio Ambiente, que tuvo que dejar la presidencia de Baleares al quedar en minoría (con el 44 % de los votos), prometió el sábado rebajar el impuesto de sucesiones en Baleares y atacó, con dureza, al Gobierno del socialista Francesc Antich.

El presidente socialista fue descalificado por Matas porque "no es capaz de estar a la altura", "no sabe poner orden " y "no da la talla". E ironizó: "No manda ni en su casa". "Baleares no aguanta más" y "la gente no tiene confianza en el futuro de esta tierra", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de diciembre de 2002