Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero pide a los presidentes socialistas que impulsen el uso de células madre

El PSOE propone hoy en el Parlamento una reforma para utilizar embriones congelados

El PSOE va a lanzar hoy una ofensiva política en varios frentes en favor de la investigación con células madre embrionarias, actualmente bloqueada por el Gobierno por criterios afines a la Iglesia católica. José Luis Rodríguez Zapatero enviará hoy mismo una carta a cinco presidentes autonómicos socialistas para pedirles que impulsen esas investigaciones en sus comunidades, como ya ha hecho la Junta de Andalucía al acoger parte del proyecto sobre diabetes del científico Bernat Soria. También hoy presentará una proposición de ley sobre los embriones congelados.

El pasado 17 de octubre, la Junta de Andalucía abrió una brecha en el bloqueo gubernamental a la investigación con células madre al autorizar a Bernat Soria, un pionero mundial en el uso de células madre para el futuro tratamiento de la diabetes, a desarrollar parte de su proyecto en el Centro de Investigación Biomédica de Sevilla. Hasta ese momento, Soria se había visto obligado a distribuir esas investigaciones, iniciadas en la Universidad Miguel Hernández de Elche, en laboratorios de Alemania, Reino Unido y Singapur.

En la carta que dirigirá hoy a los presidentes socialistas de Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón, Baleares y Asturias, Rodríguez Zapatero elogia la postura andaluza: 'Creo que se trata de una excelente iniciativa que ha sido muy bien recibida y que va a permitir que nuestro país no se quede al margen de una línea de investigación prometedora que ha abierto expectativas de curación a personas que, en este momento, sólo saben que la enfermedad que padecen no tiene remedio'.

'He querido hacerte partícipe de estas reflexiones para solicitarte que, si lo estimas conveniente, impulses desde la comunidad que presides las investigaciones con células madre humanas', prosigue la carta del líder socialista, que también manifiesta, 'con la necesaria cautela para no levantar falsas expectativas', su convicción de que esa investigación 'puede abrir esperanzas de curación para muchos enfermos'.

La ofensiva del PSOE no se limita a las comunidades gobernadas por este partido. También pedirá a sus líderes autonómicos en la oposición que promuevan iniciativas legales en favor de estas investigaciones en sus parlamentos.

Las células madre embrionarias son, a juicio de la mayoría de los científicos internacionales, una sólida promesa para el tratamiento de numerosas enfermedades ahora incurables, pero el hecho de que haya que obtenerlas de embriones de menos de 14 días suscita el rechazo de la Iglesia católica y sus sectores afines, que creen que un óvulo fecundado es ya un ser humano a todos los efectos. Precisamente ayer, la secretaria socialista de Medio Ambiente, Cristina Narbona, adjudicó la responsabilidad de que 'en España no se investigue con células madre' a la 'actividad política sumergida' que ha ejercido la esposa del presidente del Gobierno, Ana Botella.

En España, los pacientes más activos en apoyo de estas investigaciones han sido los diabéticos. El mes pasado, la Federación Española de Diabéticos presentó al Defensor del Pueblo 1,3 millones de firmas en favor de esos trabajos. El PSOE también va a prestar apoyo político a esta iniciativa ciudadana.

Los socialistas ya han presentado varias iniciativas parlamentarias para promover el uso de los embriones sobrantes de los tratamientos de fecundación in vitro. Las clínicas de reproducción asistida almacenan congelados cerca de 40.000, y, de no permitirse su uso en investigación, su única perspectiva es la destrucción, puesto que muchos de ellos llevan congelados más de cinco años -el límite legal para poder implantarlos en una mujer- y la demanda de las parejas para utilizar el resto con fines reproductivos es virtualmente nula.

Todas esas iniciativas parlamentarias han sido rechazadas sistemáticamente por el PP, pero el grupo socialista presenta hoy una nueva proposición de ley con un objetivo doble. Primero, que se autorice la importación de cultivos de células madre ya establecidos por científicos de otros países. Y segundo, para que los embriones congelados puedan cederse para la investigación 'con el límite de 14 días de desarrollo, previo consentimiento informado de los progenitores y con estricto control de las administraciones competentes'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de noviembre de 2002