Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Mamáfrica' reúne diálogos, poemas y artículos sobre el gigante olvidado

Es un libro distinto, que trata de dar la palabra a los millones de personas que habitan un continente olvidado, mudo y herido, pero no muerto. Se titula Mamáfrica, lo han editado Zoela, la Fundación Contamíname y el Festival del Sur, e incluye aportaciones literarias y ensayísticas de una quincena de autores, entre ellos Yasmina Kahdra, Juan Goytisolo, Landry-Wilfrid Miampika, Raharimanana, Amadeu Hampâté Bâ y Fernando Íñiguez.

Financiado en parte gracias a la recaudación de un concierto del Taller Canario (Pedro Guerra, Andrés Molina y Rogelio Botanz) en el Encuentro Teatral Tres Continentes de Canarias, Mamáfrica se acerca a los problemas más acuciantes desde varios puntos de vista: culturales, políticos, sanitarios, humanos, económicos...

Sin pretender aportar soluciones ('quizá no haya solución alguna sin un replanteamiento radical de las relaciones económicas internacionales', se afirma en el prólogo), el libro sirve para hacerse una idea cabal de los devastadores efectos que la deuda exterior, el comercio injusto, el sida, los Estados policiales y corruptos y la miseria ejercen sobre una población indefensa. Todo eso, con el contraste de las riquezas culturales que África ofrece todavía, como la tradición oral o la pujanza de sus músicas, su poesía y su literatura.

Una de las conclusiones posibles es que aún hay esperanza. Abre el volumen un esclarecedor diálogo, coordinado por Carla Matteini, entre el escritor de Costa de Marfil Ahmadou Kourouma y el profesor Mbuyi Kabunda. Al explicar los orígenes de la crisis, Kourouma dice: 'Es muy sencillo. Hubo la esclavitud, luego la colonización, luego la guerra fría. Sólo después de la caída del muro de Berlín obtuvimos nuestra independencia. Ahora, la gente está luchando, quiere reencontrar África, retomar, rehacer. África es el primer continente del mundo. Donde nacieron los primeros hombres, las primeras civilizaciones. Hay, por tanto, algo esencial. Luego llegaron estos Gobiernos, pero no podemos decir que ya se acabó, que todo está jodido'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de octubre de 2002