Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía cree que no hay pistas fiables sobre el 'asesino del tarot'

Los investigadores de Washington hacen público su pesimismo

Varios portavoces de la policía en la zona de Washington han mostrado diferentes grados de pesimismo sobre la investigación del asesino en serie de Washington. Pese a que el último crimen se cometió a escasa distancia de varias personas, las descripciones de los testigos no coinciden siquiera en el color de la piel del asesino. 'El único denominador común es que se trata de un hombre', dijo con resignación un portavoz policial.

Algunos criminólogos creen que la policía se muestra intencionadamente pesimista para provocar un error del asesino en serie. La policía incluso reconoció ayer que se precipitó al hacer pública la descripción de una furgoneta de color crema que un testigo dijo haber visto alejarse de la escena del último crimen. 'Esa descripción no puede ser considerada fiable', dijo ayer Thomas Manger, jefe de la policía de Fairfax (Virginia).

En su último crimen, el asesino del tarot disparó a escasa distancia de su víctima en el interior de un aparcamiento cubierto; su vehículo estaba aparcado en el espacio más cercano a la salida. Una de las personas que dijo haberlo visto todo muy cerca de donde ocurrió incluso contó a la policía que el asesino usó un rifle AK-47, que reconoció porque tenía uno del mismo modelo; este mismo individuo fue el que mencionó la furgoneta de color crema. Ayer la policía reconoció que, presionado en las entrevistas, el supuesto testigo ha reconocido que estaba en realidad dentro de una tienda cuando el asesino disparó. No está claro por qué ha mentido, pero se enfrenta ahora a ser perseguido judicialmente por facilitar información falsa a la policía.

El último crimen permitió a la policía eliminar nombres en una lista de sospechosos a quienes mantiene bajo vigilancia. Según la NBC, la policía sigue de cerca los movimientos de varios individuos (uno de ellos especialmente 'prometedor', según esa cadena de televisión) con la esperanza de que uno de ellos cometa un error y desvele ser el asesino en serie.

La CNN también aseguraba ayer que los investigadores se disponen a interrogar a los presos de Guantánamo (capturados en la campaña militar contra Afganistán) sobre el francotirador, aunque insisten en que la posible vinculación con el terrorismo se da prácticamente por descartada. 'Lo hacemos para que nadie nos critique por no haberlo hecho', dijo un agente del FBI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de octubre de 2002