Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hosteleros no se adhieren a la campaña para cumplir el horario de bares

El Gobierno ha clausurado seis locales en lo que va de año y analiza otras 50 denuncias

El Departamento de Interior, la Asociación de Municipios Vascos-Eudel y la Federación de Vecinos Apal pondrán en marcha la próxima semana una campaña para promover el cumplimiento del decreto que regula el horario de cierre de los bares. Los hosteleros se han desmarcado de esta iniciativa al no ser de su gusto y anuncian una rueda de prensa para exponer de manera pormenorizada sus críticas. El Gobierno confía en que esta ausencia no limite los efectos de la campaña, que se difundirá en radio y a través de carteles y pegatinas.

Todo tiene su tiempo es el lema de la campaña que pretende concienciar a los dueños de los bares y a los jóvenes, como principales usuarios de este tipo de establecimientos, de la importancia que tiene cerrar a la hora. Los anuncios, carteles y pegatinas ponen en evidencia, entre otros aspectos, las molestias que genera la diversión hasta altas horas de la madrugada y la pérdida de calidad de vida que sufren los vecinos de las zonas más saturadas de bares por esta causa. Precisamente, esta misma semana se ha constituido Apal ('suave' en castellano), una federación que agrupa a asociaciones de vecinos de los cascos viejos de las tres capitales vascas, especialmente afectados por el ruido de los bares y los noctámbulos.

El presidente de Apal, Eduardo Fernández, aprovechó la presentación de la campaña para advertir que la presión que están sufriendo los vecinos de la parte vieja es 'muy alta' por el incumplimiento del horario de cierre de los bares. 'Hay una normativa que cumplir, pero la realidad social es muy diferente. Ni la Administración ni los hosteleros nos han prestado atención', se quejó, en una clara alusión a la inacción de los ayuntamientos, que son quienes tienen la competencia para sancionar.

Alberto Sanz, director de Juego y Espectáculos del Gobierno, y la viceconsejera de Interior, Pilar Martínez, lamentaron la falta de apoyo de los hosteleros a la campaña, aunque expresaron su confianza en que se sumen a futuras iniciativas. Según expuso Sanz, la campaña tendrá un tono conciliador, pero firme, dado que la situación es 'extremadamente negativa' en algunas zonas. Aunque los ayuntamientos son los que pueden multar y castigar, a lo largo de este año han elevado 60 expedientes a Interior dada la gravedad y reiteración de las infracciones para que sea el departamento quien imponga las sanciones. A lo largo del año, la dirección de Juego y Espectáculos ha clausurado seis locales.

Catálogo de clasificación

La directora general de Eudel, María del Mar Zabala, anunció la elaboración de un catálogo para poder clasificar a los locales de hostelería por grupos y clarificar así qué horario debe cumplir cada uno. Esto facilitaría la imposición de sanciones a los que incumplan.

Sanz aseguró que más del 90% de los hosteleros cumplen con la normativa aprobada en 1997, pero una minoría, ubicada, por lo general, en los cascos viejos, hace caso omiso. Aunque la Federación de Hostelería del País Vasco prefirió no pronunciarse ayer sobre la campaña, en otras ocasiones ha admitido que un 3 o un 4% de los locales pueden incurrir en comportamientos incívicos, pero también ha expresado su indignación al comprobar como se incrimina a su gremio en general.

La campaña de concienciación es la primera de una serie de iniciativas que verán la luz a finales de este mes, cuando la Comisión de Horarios integrada por Interior y Eudel presente su análisis sobre la cuestión, detalle las principales zonas de ruido y exponga las medidas a aplicar. La descongestión de las zonas más saturadas de bares y la restricción en la concesión de licencias a los locales con música y discotecas son las posibilidades que se contemplan. En opinión de Sanz, las sanciones que recoge el decreto son 'suficientes', por lo que, en principio, se descarta endurecerlas.

Esta Comisión se constituyó en mayo pasado y desde entonces se ha reunido con los diferentes sectores afectados. El Parlamento será el primero en conocer las conclusiones y en dar el visto bueno a su aplicación. En verano, los restaurantes pueden estar abiertos hasta las 02.30, los bares especiales hasta las cuatro de la madrugada y las discotecas hasta las seis. En invierno, los horarios se reducen en media hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de octubre de 2002